www.elmundofinanciero.com

PROPUESTA DE EXENCIÓN DE DERECHOS DE PROPIEDAD

La ciencia ha cumplido, ¿lo hará la OMC?
Ampliar

La ciencia ha cumplido, ¿lo hará la OMC?

· Por Brajendra Navnit, Embajador y Representante Permanente de India ante la OMC

martes 05 de enero de 2021, 07:47h
En una propuesta presentada por la India, Sudáfrica y otros ocho países se pide a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que exima a los países miembros de la aplicación de algunas patentes y otros derechos de propiedad intelectual en virtud del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la organización, por un período limitado de tiempo. Se trata de garantizar que los derechos de propiedad intelectual no restrinjan la rápida ampliación de la fabricación de las vacunas y tratamientos de COVID-19. Aunque unos pocos miembros han expresado su preocupación por la propuesta, una gran proporción de los miembros de la OMC la apoyan. También ha recibido el respaldo de varias organizaciones internacionales, organismos multilaterales y la sociedad civil mundial. Conoce la propuesta de exención de Derechos de Propiedad Intelectual de la India, Sudáfrica y otros miembros.
Brajendra Navnit, Embajador y Representante Permanente de India ante la OMC.
Brajendra Navnit, Embajador y Representante Permanente de India ante la OMC.

Tiempos sin precedentes exigen medidas poco ortodoxas. Vimos esto en la eficacia de los cierres estrictos durante un período limitado, como una política de intervención, para reducir la propagación de la pandemia. El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su edición de octubre de 2020 de Perspectivas Económicas Mundiales afirma "…Sin embargo, el riesgo de que los resultados del crecimiento sean peores que los proyectados sigue siendo considerable. Si el virus resurge, los progresos en materia de tratamientos y vacunas son más lentos de lo previsto o el acceso de los países a ellos sigue siendo desigual, la actividad económica podría ser menor a la esperada, con un nuevo distanciamiento social y cierres más estrictos". La situación parece ser más sombría de lo previsto, ya hemos perdido el 7% de la producción económica con respecto a la hipótesis de referencia proyectada para 2019. Esto se traduce en una pérdida de más de 6 billones de dólares del PIB mundial. Incluso una mejora del 1% del PIB mundial con respecto a la hipótesis de referencia añadirá más de 800 mil millones de dólares a la producción mundial, lo que compensará la pérdida, ciertamente de un orden mucho menor, de un sector de la economía a causa de la Exención.

La mera señal de asegurar el acceso oportuno y asequible a las vacunas y los tratamientos funcionará como un gran impulsor de la confianza para la reactivación de la demanda en la economía. Con la aparición de vacunas exitosas, parece haber alguna esperanza en el horizonte. Pero ¿cómo se logrará que éstas sean accesibles y asequibles para la población mundial? La pregunta fundamental es si habrá suficientes vacunas Covid-19 para todos. Tal como están las cosas, ni siquiera los escenarios más optimistas de hoy en día pueden asegurar el acceso a las vacunas y terapias Covid-19 para la mayoría de la población, tanto en los países ricos como en los pobres, para finales de 2021. Todos los miembros de la OMC han acordado, por una razón, que hay una necesidad urgente de aumentar la capacidad de fabricación de vacunas y terapias para satisfacer las enormes necesidades mundiales. La propuesta de exención del Acuerdo sobre los ADPIC trata de satisfacer esta necesidad asegurando que los obstáculos a la propiedad intelectual no se interpongan en el camino de esa ampliación de la capacidad de fabricación.

Por qué las flexibilidades existentes en el Acuerdo no son suficientes

Las flexibilidades existentes en el marco del ADPIC no son adecuadas, ya que no se diseñaron teniendo en cuenta una pandemia. Las licencias obligatorias se emiten país por país, caso por caso y producto por producto, donde cada jurisdicción con un régimen de Propiedad Intelectual tendría que emitir licencias obligatorias separadas, lo que hace extremadamente onerosa la colaboración entre países. Si bien alentamos la utilización de las flexibilidades del ADPIC, su aplicación requiere mucho tiempo y es engorrosa. Por lo tanto, sólo su uso no puede garantizar el acceso oportuno a vacunas y tratamientos asequibles. Del mismo modo, no hemos visto un progreso muy alentador en el grupo de acceso a la tecnología Covid19 de la OMS ni en la iniciativa C-TAP, que alienta la contribución voluntaria de propiedad intelectual, tecnología y datos para apoyar el intercambio y la ampliación a nivel mundial de la fabricación de los productos médicos de COVID- 19. Las licencias voluntarias, incluso cuando existen, están rodeadas de secretismo. Sus términos y condiciones no son transparentes. Su alcance se limita a cantidades específicas o a un subconjunto limitado de países, con lo que se fomenta el nacionalismo en lugar de una verdadera colaboración internacional.

¿Por qué es necesario ir más allá de las iniciativas de cooperación mundial existentes?

Las iniciativas de cooperación mundial como el Mecanismo COVAX y el Acelerador de la ACT son inadecuadas para satisfacer las enormes necesidades mundiales de 7.800 millones de personas. La iniciativa ACT-A tiene por objeto adquirir dos mil millones de dosis de vacunas para finales del año próximo y distribuirlas equitativamente en todo el mundo. Sin embargo, con un régimen de dos dosis, esto sólo cubrirá a mil millones de personas. Esto significa que aunque el ACT-A esté totalmente financiado y tenga éxito, lo que de hecho no ocurre en la actualidad, no habría suficientes vacunas para la mayoría de la población mundial.

Experiencia Pasada

Durante los primeros meses de la actual pandemia, hemos visto que los estantes fueron vaciados por quienes tenían acceso a máscaras, equipo de protección personal, desinfectantes, guantes y otros artículos esenciales de Covid-19, incluso sin tener necesidad inmediata. No debería ocurrir lo mismo con las vacunas. Eventualmente, el mundo pudo aumentar la fabricación de artículos esenciales de Covid-19 ya que no había barreras de propiedad intelectual que lo impidieran. En la actualidad, necesitamos la misma combinación de derechos de propiedad intelectual y conocimientos técnicos para aumentar la fabricación de vacunas y tratamientos, lo que lamentablemente no se ha producido, por lo que se necesita una exención.

Es la pandemia -un acontecimiento extraordinario, único en la vida- la que ha movilizado la colaboración de múltiples actores. Son los conocimientos y las aptitudes de los científicos, investigadores, expertos en salud pública y universidades los que han hecho posible las colaboraciones entre países y la enorme financiación pública que ha facilitado el desarrollo de vacunas en un tiempo récord, ¡y no sólo la propiedad intelectual!

El camino a seguir

La propuesta de exención del ADPIC es una respuesta específica y proporcionada a la excepcional emergencia de salud pública a la que se enfrenta el mundo en la actualidad. Dicha exención se ajusta a las disposiciones del artículo IX del Acuerdo de Marrakech por el que se estableció la OMC. Puede contribuir a garantizar que no se pierdan vidas humanas por falta de un acceso oportuno y asequible a las vacunas. La adopción de la exención también restablecerá la credibilidad de la OMC y demostrará que el sistema de comercio multilateral sigue siendo pertinente y puede dar resultados en tiempos de crisis. Ha llegado el momento de que los miembros de la OMC actúen y adopten la exención para salvar vidas y ayudar a que la economía vuelva rápidamente a la senda de la reactivación.

Si bien hacer que las vacunas estén disponibles fue una prueba de la ciencia, hacerlas accesibles y asequibles va a ser una prueba de la humanidad. La historia debería recordarnos por la disponibilidad, accesibilidad y asequibilidad de las vacunas y tratamientos de Covid-19, y no por disponibilidad solamente. Nuestras futuras generaciones no merecen nada menos.


ENGLISH VERSION

Science has delivered, will the WTO deliver?

TRIPS waiver proposal from India, South Africa and other members

By Brajendra Navnit, Ambassador and Permanent Representative of India to WTO

A proposal by India, South Africa and eight other countries calls on the World Trade Organisation (WTO) to exempt member countries from enforcing some patents, and other Intellectual Property (IP) rights under the organization’s Agreement on Trade-Related Aspects of Intellectual Property Rights, known as TRIPS, for a limited period of time. It is to ensure that IPRs do not restrict the rapid scaling- up of manufacturing of COVID-19 vaccines and treatments. While a few members have raised concerns about the proposal, a large proportion of the WTO membership supports the proposal. It has also received the backing of various international organizations, multilateral agencies and global civil society.

Unprecedented times call for unorthodox measures. We saw this in the efficacy of strict lockdowns for a limited period, as a policy intervention, in curtailing the spread of the pandemic. International Monetary Fund (IMF) in its October 2020 edition of World Economic Outlook states “…However, the risk of worse growth outcomes than projected remains sizable. If the virus resurges, progress on treatments and vaccines is slower than anticipated, or countries’ access to them remains unequal, economic activity could be lower than expected, with renewed social distancing and tighter lockdowns”. The situation appears to be grimmer than predicted, we have already lost 7% of economic output from the baseline scenario projected in 2019. It translates to a loss of more than USD 6 trillion of global GDP. Even a 1% improvement in global GDP from the baseline scenario will add more than USD 800 billion in global output, offsetting the loss certainly of a much lower order to a sector of economy on account of the Waiver.

Merely a signal to ensure timely and affordable access to vaccines and treatments will work as a big confidence booster for demand revival in the economy. With the emergence of successful vaccines, there appears to be some hope on the horizon. But how will these be made accessible and affordable to global population? The fundamental question is whether there will be enough of Covid-19 vaccines to go around. As things stand, even the most optimistic scenarios today cannot assure access to Covid-19 vaccines and therapeutics for the majority of the population, in rich as well as poor countries, by the end of 2021. All the members of the WTO have agreed on one account that there is an urgent need to scale-up the manufacturing capacity for vaccines and therapeutics to meet the massive global needs. The TRIPS Waiver Proposal seeks to fulfil this need by ensuring that IP barriers do not come in the way of such scaling up of manufacturing capacity.

Why existing flexibilities under the TRIPS Agreement are not enough

The existing flexibilities under the TRIPS Agreement are not adequate as these were not designed keeping pandemics in mind. Compulsory licenses are issued on a country by country, case by case and product by product basis, where every jurisdiction with an IP regime would have to issue separate compulsory licenses, practically making collaboration among countries extremely onerous. While we encourage the use of TRIPS flexibilities, the same are time-consuming and cumbersome to implement. Hence, only their use cannot ensure the timely access of affordable vaccines and treatments. Similarly, we have not seen a very encouraging progress on WHO’s Covid19-Technology Access Pool or the C-TAP initiative, which encourages voluntary contribution of IP, technology and data to support the global sharing and scale-up of the manufacturing of COVID- 19 medical products. Voluntary Licenses, even where they exist, are shrouded in secrecy. Their terms and conditions are not transparent. Their scope is limited to specific amounts or for a limited subset of countries, thereby encouraging nationalism rather than true international collaboration.

Why is there a need to go beyond existing global cooperation initiatives?

Global cooperation initiatives such as the COVAX Mechanism and the ACT-Accelerator are inadequate to meet the massive global needs of 7.8 billion people. The ACT-A initiative aims to procure 2 billion doses of vaccines by the end of next year and distribute them fairly around the world. With a two-dose regime, however, this will only cover 1 billion people. That means that even if ACT-A is fully financed and successful, which is not the case presently, there would not be enough vaccines for the majority of the global population.

Past experience

During the initial few months of the current pandemic, we have seen that shelves were emptied by those who had access to masks, PPEs, sanitizers, gloves and other essential Covid-19 items even without their immediate need. The same should not happen to vaccines. Eventually, the world was able to ramp up manufacturing of Covid-19 essentials as there were no IP barriers hindering that. At present, we need the same pooling of IP rights and know-how for scaling up the manufacturing of vaccines and treatments, which unfortunately has not been forthcoming, necessitating the need for the Waiver.

It is the pandemic – an extraordinary, once in a lifetime event – that has mobilized the collaboration of multiple stakeholders. It is knowledge and skills held by scientists, researchers, public health experts and universities that have enabled the cross-country collaborations and enormous public funding that has facilitated the development of vaccines in record time – and not alone IP!

Way forward

The TRIPS waiver proposal is a targeted and proportionate response to the exceptional public health emergency that the world faces today. Such a Waiver is well-within the provisions of Article IX of the Marrakesh Agreement which established the WTO. It can help in ensuring that human lives are not lost for want of a timely and affordable access to vaccines. The adoption of the Waiver will also re-establish WTO’s credibility and show that multilateral trading system continues to be relevant and can deliver in times of a crisis. Now is the time for WTO members to act and adopt the Waiver to save lives and help in getting the economy back on the revival path quickly.

While making the vaccines available was a test of science, making them accessible and affordable is going to be a test of humanity. History should remember us for the “AAA rating” i.e. for Availability, Accessibility and Affordability of Covid19 vaccines and treatments and not for a single “A rating” for Availability only. Our future generations deserve nothing less.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios