INCÓGNITAS SIN RESOLVER

Elecciones en Cataluña, ¿Y ahora, qué?
Ampliar

Elecciones en Cataluña, ¿Y ahora, qué?

· Por Sara López Martos, Experta en Protocolo y Organización de Eventos Institucionales, Congresos y Presentaciones Corporativas

miércoles 17 de febrero de 2021, 07:33h
El pasado 14 de febrero tuvieron lugar las elecciones al Parlament de Cataluña y seguimos en plena resaca poselectoral. El PSC ha resultado el partido vencedor de las elecciones con más votos absolutos que su siguiente competidor, ERC. Sin embargo, este resultado no debe llevar al engaño ya que al final a pesar de haber obtenido más votos Salvador Illa, es muy probable que finalmente acabe gobernando el líder de ERC y actual President en funciones, Pere Aragonés. Asimismo, dando una vuelta más al resultado ya que, si bien es cierto que ERC ha obtenido más escaños, Junts per Catalunya es la principal fuerza en más municipios. Realmente parece todo un poco enrevesado y lo cierto es que ahora se alzan más incógnitas que certezas sobre el futuro de Cataluña.

Llegados a este punto me gustaría detenerme en el resultado de cada una de las formaciones ya que considero que puede resultar muy esclarecedor. Para empezar el PSC, la fuerza más votada, ha recuperado el cinturón metropolitano antiguamente conocido como cinturón rojo incluyendo ciudades como Barcelona, Badalona, Hospitalet de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet y Mataró. Ciudades que habían sido ganadas por Ciudadanos en las pasadas elecciones de 2017. El mismo panorama se repite en Terrassa y Badalona, la tercera y cuarta ciudades más pobladas, donde el PSC de Salvador Illa ha quitado el poder a Ciudadanos en las zonas de la periferia.

Llama la atención el resultado obtenido por Vox, fuerza política que va ganando terreno como se ha ido viendo en las pasadas citas electorales celebradas en otros lugares de España. En total han obtenido 11 escaños y sus resultados han sido más que positivos en Barcelona, concretamente en barrios de mayor renta y también en Tarragona. En el extremo opuesto en lo que respecta a resultados se encuentra Ciudadanos, fuerza política que obtuvo un gran resultado en las pasadas elecciones del 2017 y que en esta ocasión ha logrado 6 escaños. Por su parte, el Partido Popular ha obtenido tan sólo 3 escaños, resultado que ha sido justificado por algunos debido al efecto Bárcenas. Sin embargo, para otros se trata más bien de un problema de liderazgo del partido poniendo el punto de mira en el futuro de Pablo Casado como presidente de esta formación.

Por el momento, planean varias incógnitas que me gustaría tratar. En primer lugar, ¿quién presidirá el Parlament? En las pasadas elecciones, Junts per Catalunya, nombró como President del Parlament a Roger Torrent, miembro de ERC. En esta ocasión que el vencedor ha sido ERC, ¿tendrá la misma deferencia y nombrará como President del Parlament a un miembro de Junts per Catalunya? Esa es la pregunta del millón de euros. En caso afirmativo, posiblemente necesiten de muchas negociaciones y mucho tacto para poder alcanzar un acuerdo. Y llegados a este punto, ¿por qué es tan importante la elección del Presidente de la Asamblea legislativa catalana?

Para empezar, será el que decida si acepta la candidatura/candidaturas a President de la Generalitat. Cabe recordar, que Salvador Illa ya ha anunciado que presentará su candidatura para erigirse como President, cosa más que lógica si tenemos en cuenta que ha ganado estas elecciones en votos absolutos. A pesar de tenerlo francamente difícil era la opción más lógica ya que de no haberse presentado su electorado no lo habría visto con buenos ojos. Por su parte, Pere Aragonés ya ha anunciado que presentará también su candidatura ante el Parlament. Aquí es donde el Presidente de esta institución tiene un protagonismo sin precedentes ya que será el que decida si admite o no las candidaturas tomando como criterio los apoyos que puedan tener cada una de ellas en el Parlament.

El Estatuto de Autonomía de Cataluña establece que el President de la Generalitat será elegido por el Parlament, a propuesta de su Presidente de entre sus miembros. Es en este punto donde se demuestra de nuevo, el papel central que desempeñará el Presidente de esta institución y por ende, la importancia de desvelar quién ostentará este cargo para de este modo poder despejar algunas incógnitas. La pregunta que se ha oído más es, si finalmente el Presidente del Parlament es un miembro de Junts per Catalunya, ¿Cómo actuará en todo este proceso? En este punto me gustaría pensar que independientemente del color político está claro que contamos con dos instrumentos clave que regirán el devenir político: la Constitución Española, ley de leyes y el Estatuto de Autonomía, la norma institucional básica de cada Comunidad Autónoma.

Si tuviera que escribir un titular para describir las elecciones en Cataluña sería: “Salvador Illa gana, pero ERC formará gobierno” Como ya he mencionado unas líneas más arriba, efectivamente el líder del PSC ha obtenido más votos absolutos pero en términos generales el independentismo ha ganado presencia en el Parlamento de Cataluña, alcanzando más del 50% de los votos. La clave de este resultado radica en el hecho que el Parlament es una cámara parlamentaria unicameral cuyos miembros son elegidos por sufragio universal de acuerdo a un sistema de representación proporcional. Este sistema se estableció para garantizar que todas las zonas del territorio, tanto las más pobladas como las de menor densidad demográfica, estuvieran representadas.

Otra de las incógnitas que se resolverá en los próximos días es la formación política que se alzará con el gobierno de Cataluña. Las combinaciones ya se han planteado y todo depende de los acuerdos que alcancen las distintas formaciones políticas. La opción más plausible es, sin duda, la unión del bloque independentista. Es decir, ERC, Junts per Catalunya, la CUP y “Comuns”. Sin embargo, a escasas horas de conocer el resultado de las elecciones la CUP ya anunció que no se sentaría con Junts per Catalunya. ¿Cumplirán con su palabra? De momento, ERC ha decidido iniciar sus conversaciones con la CUP y no con Junts per Catalunya. ¿Tendrá consecuencias esta decisión de cara a futuros acuerdos con esta formación política? ¿Junts per Catalunya y ERC lograrán dejar a un lado sus diferencias para formar un gobierno estable y de entendimiento borrando así del horizonte político la amenaza de unas segundas elecciones al no contemplar un plan B?

Como pueden comprobar el futuro de Cataluña está todavía en el aire. Hay demasiadas incógnitas que estoy segura de que se irán despejando poco a poco. Objetivamente, Salvador Illa tiene pocas probabilidades de salir elegido como President de la Generalitat y veo difícil (pero no imposible) que siga adelante su candidatura. A nivel personal, y creo que es el sentir de muchos catalanes, lo que me gustaría es que se formara gobierno lo antes posible para iniciar el proceso de recuperación tan deseado por todos nosotros. Lo importante, es que la coalición ganadora sea lo más dialogante posible, abierta para aceptar otros puntos de vista y, sobre todo, que se marque unas prioridades que recojan el sentir de todos los ciudadanos. De lo contrario, el descontento y la decepción entre la población seguirán creciendo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios