www.elmundofinanciero.com

NACE LA PLATAFORMA DENARIA PARA LA DEFENSA DEL EFECTIVO

Cerca del 90 % de los españoles considera que debe garantizarse el efectivo

Cerca del 90 % de los españoles considera que debe garantizarse el efectivo
Ampliar

  • El 82 % de los españoles se muestra totalmente en contra de que se limite la posibilidad de pagar en efectivo

miércoles 29 de septiembre de 2021, 18:48h

El 90 % de los españoles defiende la permanencia del efectivo como método de pago, más del 70 % de la población considera que el efectivo es necesario en nuestra sociedad, y un 77 %, además, lo califica de ‘bien público’. Estas son algunas de las conclusiones recogidas en la “Encuesta sobre la necesidad de permanencia del dinero efectivo”, encargada por la Plataforma Denaria a GAD3 y que se han dado a conocer durante su presentación esta mañana. La encuesta se ha realizado telefónicamente a 1.001 ciudadanos representativos de la población residente en España. Una amplia mayoría de los españoles (el 87 %) aboga por garantizar a los consumidores los pagos en efectivo y, bajo esta premisa, nace Plataforma Denaria con vocación de ser transversal a toda la sociedad y de congregar a asociaciones y empresas en la defensa del efectivo como método de pago y alternativa segura, sostenible y accesible a toda la población. Plataforma Denaria se crea con el objetivo de “velar por los intereses de quienes ven en el efectivo una herramienta de inclusión financiera para los diferentes segmentos de la población, promover la libertad de elección de los consumidores sobre la forma de pago y concienciar sobre la importancia del efectivo como infraestructura crítica en la economía, especialmente en situaciones de crisis”, ha señalado el presidente de la Plataforma Denaria, Javier Rupérez.

Durante la presentación, en la que también han participado el presidente de CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad), Luis Cayo Pérez Bueno, y el director general de ANGED (Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución), Javier Millán Astray, se han compartido los resultados del citado estudio, que ha evaluado las percepciones y opiniones de la población española sobre los diferentes métodos de pago.

El dinero en metálico es un método de pago fundamental para los españoles, de acuerdo con las conclusiones del análisis, la percepción de importancia del efectivo (95 %) es muy superior que en el caso de otros métodos de pago. Y para el 68 % de la población española, hasta 24 millones de personas, es importante disponer de efectivo en su día a día. La relevancia del efectivo aumenta entre los segmentos de población más mayor -más de un 79 % de los mayores de 65 años- y en las zonas menos pobladas -un 74 % de los ciudadanos de localidades de menos de 10.000 habitantes-.

“Más de 2,5 millones de personas reconoce que ha tenido alguna dificultad para pagar en efectivo en el último año y un 88 % de los españoles asegura que el uso de las formas de pago digitales excluye a determinados estratos sociales. La desmonetización puede perjudicar a sectores económicos clave en este momento y, además, puede ser un motivo de exclusión de una parte importante de los españoles, como son los mayores, las personas con discapacidad o aquellos ciudadanos que viven en fuera de las grandes ciudades y que, por lo tanto, tienen mayor dificultad de acceso a sistemas digitales de pago o son socialmente más vulnerables”, ha explicado Narciso Michavila, presidente de GAD3.

Según los resultados, actualmente más de 14 millones de españoles utilizan el efectivo a diario como principal medio de pago, el 41 % de la población mayor de 18 años. Aunque este porcentaje aumenta considerablemente entre los mayores de 65 años: para el 63 % de ellos el efectivo es su forma de pago más habitual.

La defensa del efectivo es ampliamente mayoritaria y transversal entre los españoles

Nueve de cada 10 españoles, más de 30 millones de personas, se muestran contrarios a la sustitución del efectivo por otros métodos de pago y abogan por su permanencia, y hasta un 88 % considera que debe garantizarse a los consumidores el pago en efectivo.

Curiosamente, la defensa del efectivo es igualmente mayoritaria entre aquellos que declaran ser usuarios habituales de los pagos con tarjeta: el 84 % de ellos se muestra contrario a que desaparezca el efectivo y solo existan métodos de pago electrónicos.

La permanencia del efectivo se respalda con fuerza entre los españoles que residen en las localidades más pequeñas: el 91 % en los municipios entre 10.000 y 50.000 habitantes y el 90 % en los de menos de 10.000 habitantes.

Y es que para más del 70 % de los españoles (el 72 %) el efectivo es necesario en nuestra sociedad y un 77 % lo califica de ‘bien público’. De hecho, el 71 % de los encuestados vería con buenos ojos que el Gobierno de España mantuviera una postura de defensa del uso del efectivo ante la Unión Europea.

Más del 80 % de los españoles en contra de que se limiten los pagos en efectivo

Casi 3 de cada 4 españoles (el 74 %) considera que todos los establecimientos deberían aceptar siempre el pago en efectivo. Es más, el 82 % de los españoles se muestra totalmente en contra de que se limite la posibilidad de pagar en efectivo y un 83 % es contrario a que solo se acepten pagos con tarjeta.

“Es importante construir un marco regulatorio que establezca la obligatoriedad de aceptar el dinero en efectivo, como garantía de inclusión social, alternativa de pago en situaciones de emergencia, y factor de competencia en una situación de creciente dependencia y concentración digital”; ha recordado Rupérez.

De hecho, para la mayoría de los españoles, un 58 % de la población, cada vez hay más barreras a la hora de acceder al efectivo y su uso se ha restringido en el último año para el 76 % de los encuestados. Concretamente, hasta 2,5 millones de personas se han encontrado con dificultades para pagar con efectivo en el último año (un 7 % de la población española), un porcentaje que se eleva hasta el 14 % en el segmento de población más joven (de 18 a 29 años).

El director general de ANGED, Javier Millán Astray, señaló que “el sector del Comercio no apuesta por ningún medio de pago concreto, pero defiende la plena libertad de los ciudadanos para utilizar el medio de pago que mejor se adapte a sus necesidades. Por ello, el Comercio ha trasladado su firme oposición a las restricciones al efectivo recientemente aprobadas en España ya que representa un obstáculo al crecimiento del consumo toda vez que resulta ser un medio de pago utilizado mayoritariamente por los ciudadanos”.

Los beneficios del efectivo: privacidad, seguridad y control del gasto

La privacidad, la seguridad, el control de los gastos y su funcionamiento como método de pago en cualquier situación se erigen como las razones principales para la importancia del efectivo. Más de 27 millones de españoles, -el 78 %-, se muestran preocupados por exponer tanto sus datos personales, así como el dinero de su cuenta y siete de cada 10 españoles consideran que el efectivo ayuda a controlar los gastos.

Además, comparando las diferentes alternativas y formas de pago, para la gran mayoría de los españoles, el efectivo es el que mejor garantiza la privacidad, la seguridad y la accesibilidad: el 78 % considera que el efectivo es el método que más garantiza la privacidad, el 76 % cree que es el más accesible a todos los estratos sociales; y el 72 % asevera que es el método de pago más seguro.

Por último, para cerca del 70 % de la población española, el dinero metálico es el único método de pago que siempre funciona, ante cualquier eventualidad.

Preocupación por la exclusión financiera, el beneficio corporativo y la privacidad ante auge digital

Sobre las consecuencias del aumento del uso de las formas de pago digitales, el 88 % de los españoles alerta de que excluyen a determinados estratos sociales como personas mayores, personas con discapacidad, personas sin hogar, o población de las zonas rurales, entre otros.

Para Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del CERMI, expresión global unitaria del movimiento cívico de las personas con discapacidad y sus familias, uno de los grupos de población potencialmente más castigado si desapareciese o se redujese sustancialmente el pago en efectivo, “este es un bien social de primera magnitud, un mecanismo de participación y socialización, que empodera a personas y grupos que de otro modo quedarían enormemente debilitados en términos de inclusión. El efectivo debe ser blindado legalmente, dejado siempre en la persona el poder de decisión de usar el medio de pago que libremente elija, en función de sus preferencias y circunstancias. La unidimensionalidad forzada en los medios de pago en favor de las transacciones electrónicas aumentaría exponencialmente la vulnerabilidad no solo financiera, sino también social de las personas con discapacidad”.

También, el aumento de los pagos digitales supone un incremento de las comisiones para los consumidores (68 % de los españoles), siendo en cambio una importante fuente de ingresos para las grandes empresas tecnológicas según declara el 82 % de los encuestados.

“La creciente dependencia de mediadores tecnológicos no europeos, que aspiran a controlar la actividad de las personas y empresas, representa un reto en términos de privacidad, seguridad y libertad. Un problema especialmente grave para aquellas personas con un perfil económico o social de mayor vulnerabilidad o menor disponibilidad de recursos”, ha apuntado Rupérez.

El 78 % de los consultados hasta 27 millones de personas- muestra preocupación por la exposición y filtración de sus datos personales y por el conocimiento que pueda tenerse de las cantidades depositadas en sus cuentas bancarias. Curiosamente, el grupo de edad de 40 a 49 años es el que más riesgos declara en relación a las formas de pago digitales. Para Rupérez, “en un mundo donde la información y los datos personales se han convertido en un mercado donde gana el más fuerte, usar monedas y billetes representa un obstáculo para esa economía cada vez más dependiente, invasiva y oligopolística”.

Y en este contexto, Plataforma Denaria se establece como un punto de encuentro para la defensa de los intereses de los ciudadanos, las instituciones y el comercio; que busca promover el debate social y público sobre el dinero y su futuro. Igualmente, la plataforma quiere alertar sobre las consecuencias de la limitación del efectivo entre los colectivos sociales más vulnerables, entre los sectores económicos afectados por el libre movimiento del efectivo y el aumento de los costes financieros, así como de los riesgos de la fragilidad de los pagos digitales, los ciberataques y la privacidad, entre otras cuestiones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios