www.elmundofinanciero.com

INFORME MONEX EUROPE

El cambio de rumbo del martes fue rápidamente reemplazado por los volantazos del miércoles

El cambio de rumbo del martes fue rápidamente reemplazado por los volantazos del miércoles

  • El apoyo a la moneda única ha venido de la mano del BCE, que, tras los comentarios de la presidenta Lagarde

jueves 12 de mayo de 2022, 17:36h

La moneda única sigue siendo una notable fuente de estabilidad en un mercado de divisas volátil en la actualidad. Al estar cerca de los mínimos de varios años, la deprimida valoración del EURUSD ha significado que la moneda única ha resistido mejor la presión del dólar estadounidense por ahora. La moderación de los rendimientos de los Treasuries de EE. UU., debido al ambiente generalizado de huida del riesgo en los mercados, también ha sido una buena noticia para el euro. El apoyo a la moneda única ha venido de la mano del BCE, que, tras los comentarios de la presidenta Lagarde ayer, prácticamente ha confirmado que en la reunión de julio se producirá una subida de los tipos de interés. Sin embargo, si bien todos estos factores han contenido una caída más drástica del EURUSD, no han dado la vuelta a la tendencia de la moneda única, que continúa hoy su penoso caminar hacia nuevos mínimos. La creciente presión de los diferenciales de crecimiento y tipos de interés ha aumentado la especulación en torno a la paridad del par de divisas más negociado, ya que el mayor gestor de activos de Europa, Amundi, sugirió que esto podría suceder en los próximos seis meses en un artículo de ayer en el FT. Hoy, el calendario de datos está bastante despejado y es poco probable que los pocos ponentes del BCE en la agenda influyan en los mercados de divisas, dada la firme valoración en los precios de la trayectoria política del BCE este año. Esto significa que la moneda única sigue estando a merced de la evolución general del mercado, que actualmente sigue siendo desfavorable para los alcistas en EUR.

El aumento de la volatilidad del mercado persistió en la sesión de ayer, cuando los operadores se enfrentaron a la publicación de datos más impactante de la semana: el informe de inflación del IPC estadounidense de abril. Después de que los mercados de renta variable fueran dando tumbos ante la perspectiva de recuperar las pérdidas anteriores el martes para terminar cerrando plano el día, los futuros de renta variable de EE. UU. apuntaron al verde el miércoles mientras los mercados cotizaban en gran medida con una mejor percepción del riesgo. Si bien gran parte de esto se debió a un mayor desempeño en la renta variable china y a una estabilización en el yuan chino durante la noche, también respondió a la expectativa de que las presiones inflacionarias comenzarán a moderarse en EE. UU. Aunque esto fue cierto en el sentido de que los efectos de base significaron que la inflación alcanzó su máximo en marzo en términos interanuales, no se puede decir lo mismo del ritmo de crecimiento de los precios subyacentes. Con un 0,6 %, el crecimiento mensual de los precios de la inflación subyacente superó todas las expectativas de los economistas y destacó una dinámica de inflación básica mucho más fuerte en la economía estadounidense.

Tras la publicación, el dólar se recuperó por completo de todas sus pérdidas del día al dispararse los rendimientos de los Treasuries estadounidenses y los futuros de renta variable cedieron ganancias al volver a ponerse sobre la mesa la posibilidad de una subida mayor a 50 puntos básicos por parte de la Reserva Federal. Sin embargo, los mercados empezaron a oscilar rápidamente, especialmente en el espacio de las divisas, mientras los operadores intentaban comprar las caídas y eclipsaban el movimiento posterior al IPC. La agresiva reacción de los precios fue más visible en el AUDUSD, que en el espacio de una hora fluctuó un 3 % hacia arriba y hacia abajo. La agresiva remontada en los pares de divisas frente al dólar finalmente resultó infructuosa a medida que el billete verde se elevaba progresivamente a lo largo de la sesión vespertina, ya que la renta variable estadounidense, liderada de nuevo por el índice NASDAQ, registró pérdidas superiores al uno por ciento. Esta mañana, con una renovada presión sobre los activos chinos durante la noche mientras los mercados locales se ajustan a la cifra del IPC estadounidense, los futuros de las acciones estadounidenses vuelven a cotizar en rojo. Esto coincide con una reducción en los rendimientos de los Treasuries de EE. UU., lo que sugiere que hoy, de nuevo, les espera a los operadores un ambiente de huida del riesgo. Esto también es visible dentro de los mercados de divisas, ya que el JPY es protagonista de una nueva apuesta por alejarse del riesgo, para operar junto con el CHF como las dos únicas monedas más fuertes que el dólar en el espacio del G10.

Tras pasar buena parte de la sesión de ayer en verde, la libra acabó cerrando la jornada con una caída del 0,51 % frente al dólar y del 0,37 % frente al euro. El bajo rendimiento de la GBP sigue siendo hoy de nuevo el relato, mientras los mercados de divisas negocian con un agudo tono de huida del riesgo esta mañana, tras nuevas señales de dificultades de los activos chinos durante la noche. La presión sobre la libra se ve agravada por las preocupaciones de crecimiento interno, derivadas tanto del mayor riesgo de nuevas fricciones comerciales con la UE como del aumento de las presiones inflacionarias.

Esta mañana, los mercados recibieron un recordatorio del frágil escenario de crecimiento del Reino Unido, ya que los datos del PIB del primer trimestre no llegaron a las expectativas por 0,2 puntos porcentuales, para registrar un crecimiento trimestral de apenas el 0,8 %. Sin embargo, la cifra sobrevalora la fortaleza de la economía británica, en gran medida debido a los efectos positivos de la reapertura en enero. En febrero y marzo, la economía se apuntó un crecimiento plano y una contracción del -0,2 % en términos intermensuales. El lento impulso económico llega en un momento en el que el consumidor está a punto de ser sometido a una presión considerable por el aumento de las facturas de energía después del aumento del tope de precios de la Ofgem en abril. Es probable que las peticiones de más apoyo fiscal aumenten a raíz de los datos actuales del PIB y, aunque el Tesoro lo ha descartado por el momento, los comentarios del primer ministro sugieren que podrían ser inminentes nuevas medidas de asistencia para los hogares.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios