www.elmundofinanciero.com

INFORME MONEX EUROPE

El dólar cae debido a unos mercados que descuentan un crecimiento más reducido y a la evolución de los tipos en EE. UU.

El dólar cae debido a unos mercados que descuentan un crecimiento más reducido y a la evolución de los tipos en EE. UU.

  • La libra, al igual que otras monedas sensibles al riesgo y al crecimiento, se vio impulsada por amplias fluctuaciones en el dólar en la sesión de ayer

viernes 29 de julio de 2022, 13:45h

Ayer, los datos de inflación de Alemania no se ajustaron a las expectativas, al situarse el dato intermensual en el 0,9%, sustancialmente por encima del 0,6% esperado. Si bien esto ejerció un impacto limitado en la cifra interanual debido a los efectos de base, los datos ponen de manifiesto que las presiones sobre los precios aún deben moderarse sustancialmente en la mayor economía de la zona euro a pesar de la intervención del Gobierno en los mercados de transporte y combustible. Los datos alemanes son probablemente un precursor de la lectura de hoy para la zona euro, que según muchos analistas debería aumentar 0,1 puntos porcentuales, desde el 8,6%, cuando se publique hoy. Sin embargo, dado que tanto los datos de inflación de Francia como los de España han superado esta mañana las expectativas, resulta más probable un nivel cercano al 9%. Ello debería confirmar las expectativas de otra subida de tipos de 50 pb por parte del BCE en septiembre, lo que brindará al euro un mayor apoyo de cara al fin de semana.

La volatilidad siguió siendo elevada en los mercados de las divisas del G10 ayer, impulsada por la nueva actitud de reacción en función de los datos por parte de la Fed. El dólar se negoció en niveles más moderados frente a la mayoría de las monedas del G10 antes de la apertura del mercado en Nueva York, tras lo que los intermediarios comenzaron a disipar el repunte de los activos de riesgo, con la publicación del PIB avanzado del segundo trimestre programada hoy. Con un nivel intertrimestral anualizado del -0,9%, el comunicado reveló que la economía estadounidense cumplía con los parámetros de una recesión técnica, dado que ha registrado un crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivos. Sin embargo, dado que la NBER adopta una definición más amplia de recesión, resulta poco probable que la economía estadounidense se clasifique oficialmente como tal. Si bien los datos presentaban muchos componentes volátiles que contribuyeron a este dato negativo, los mercados no pueden ignorar la reducción en las ventas finales (del 2% del primer trimestre al 0,3% del segundo) y en el crecimiento del consumo, que cayó a tan solo un 1%, en comparación con el ritmo promedio del 2,6% en el periodo 2017-2019.

Tras la publicación, los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense del tramo corto se desplomaron y acabaron descendiendo más de 13 puntos básicos en la jornada, mientras que la caída del dólar se amplió. El yen japonés, que se había visto sumamente presionado en lo que va del año debido a la ampliación de sus diferenciales de tipos de interés reales frente a los de EE. UU., finalmente encontró cierto apoyo a medida que la presión derivada de los tipos estadounidenses disminuía y las preocupaciones en torno al crecimiento propiciaban una condición de refugio para la moneda. El yen lideró las ganancias en el marco de las monedas del G10 al repuntar más de un 1,6% en el día, aunque las rentabilidades diarias en los mercados de divisas no siguieron la evolución habitual de aversión al riesgo propia de una situación de recesión.

Las monedas con beta más elevada, que normalmente registran ventas masivas en un entorno de estas características, también repuntaron, y el NZD fue la segunda moneda con mejor desempeño del día. Esta mañana, la volatilidad se mantiene elevada, y el par USDJPY se negocia a un nivel más de un 1,2% inferior durante la jornada, dado que el mercado sigue operando de cara a un menor crecimiento y a la evolución de los tipos en EE. UU. La atención puede virar más tarde hoy con la publicación del índice de costes laborales para el segundo trimestre en EE. UU. En caso de que los datos no se ajusten a las expectativas de enfriamiento y sigan mostrando un nivel cercano al máximo histórico del 1,4% del primer trimestre, la perspectiva de una subida de tipos de 75 puntos básicos en la reunión de septiembre volverá a incluirse en el cóctel de acontecimientos para unos mercados de tipos de interés a corto plazo que hacen frente a la presión derivada de una inflación básica más persistente.

La libra, al igual que otras monedas sensibles al riesgo y al crecimiento, se vio impulsada por amplias fluctuaciones en el dólar en la sesión de ayer. Tras el retroceso de las cifras del PIB del segundo trimestre en EE. UU., la libra recuperó las pérdidas del inicio de jornada para cerrarla con una subida del 0,19%. Esta mañana, gracias a unos activos de riesgo más apuntalados, la libra se negocia un tercio de punto porcentual más alto, en línea con el movimiento inicial del euro. Hoy, los datos netos sobre el crédito al consumo de junio es la única publicación de datos notable fuera del Reino Unido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios