www.elmundofinanciero.com

INFORME MONEX EUROPE

Los PMI de ayer sugirieron que la Fed y el BCE aún tienen trabajo por hacer, pero una recesión en el Reino Unido podría frenar al BoE antes de lo que esperan los mercados

Los PMI de ayer sugirieron que la Fed y el BCE aún tienen trabajo por hacer, pero una recesión en el Reino Unido podría frenar al BoE antes de lo que esperan los mercados
Ampliar

  • El dólar sufrió ayer una fuerte sacudida mientras los mercados digerían los resultados de los últimos PMIs

miércoles 25 de enero de 2023, 13:03h

El euro vivió ayer una jornada de relativa volatilidad, con una pérdida del 0,58% durante las horas centrales de la sesión europea y cerrando finalmente un 0,17% por encima del nivel de apertura. Esta trayectoria sería parcialmente explicada por las conclusiones que analistas y operadores de mercado pudieron sacar tras la publicación de los PMIs de la eurozona. Si bien los datos preliminares de enero apuntaban a una ligera mejora, respecto a lo esperado y a lo registrado en diciembre, con dos de los índices, el compuesto y el de servicios, ya por encima del umbral de 50, sería la lectura más exhaustiva de los informes lo que llevaría a estas conclusiones. En ellos, se recogía una mejora en enero de la actividad empresarial en general en la eurozona tras seis meses consecutivos de declive y de la confianza empresarial, sugiriendo mejores perspectivas de cara al próximo año. Sin embargo, lo que causó quizá más preocupación en términos generales fue que mientras la inflación de los costes continuó atenuándose durante el primer mes del año, la inflación de los precios medios de venta tanto de bienes como de servicios en el total de la Eurozona, y en particular también en Francia y Alemania, ha seguido aumentando, evidenciando un aumento aún elevado de los costes finales y, con ello, de las presiones salariales. Como resultado, y pese a que la reacción a este dato de los mercados de divisas ha sido limitada, la lectura de que, tras estos datos, y siguiendo lo que ya algunos miembros del BCE venían adelantando en las últimas comparecencias, la tasa terminal del BCE pueda ser más alta, marcará los próximos pasos del euro, al menos hasta que Lagarde dé más pistas sobre la futura senda del BCE. Hasta entonces, la publicación del IFO de clima empresarial y de expectativas alemán de hoy se presenta como el evento económico más relevante de esta semana para el euro.

El dólar sufrió ayer una fuerte sacudida mientras los mercados digerían los resultados de los últimos PMIs. Tras apreciarse gradualmente durante la mañana de la sesión europea, el dólar subió brevemente tras conocerse el índice de servicios preliminar de enero, que se situó en 46,6, mejorando tanto el dato de diciembre (44,7) como las expectativas (45,0), impulsando también en gran medida la lectura compuesta hasta 46,6. Aunque todavía en territorio contractivo, estos datos pusieron de relieve que lo peor puede haber pasado para la economía estadounidense, ya que el ritmo de desaceleración de la actividad económica ha comenzado a moderarse. Sin embargo, no todo fueron buenas noticias. El mercado de trabajo sigue estando tenso y así lo han reflejado los datos, con un sector servicios donde las empresas siguen manifestando elevadas intenciones de contratación, con unos altos costes salariales que impulsan al alza los costes de los insumos. La reciente debilidad de la demanda ha dificultado a las empresas trasladar estos costes al consumidor final. No obstante, las mejoras en las expectativas de los consumidores y productores sugieren que es sólo cuestión de tiempo que estas presiones sobre los precios se filtren al consumidor final. Esto confirma la preocupación de la Reserva Federal de que el mercado laboral pueda mantener el IPC subyacente en niveles elevados a medio plazo y ha llevado a los mercados a prever menos recortes en el segundo semestre de este año.

Se acabó la tranquilidad para la libra. La GBP cayó con fuerza ayer, alrededor de un 0,9% frente al euro y un 1,2% frente al dólar, antes de recuperar algo de terreno frente a este último al cierre de la sesión, tras la publicación de los datos del PMI que, como tantas otras publicaciones en las últimas semanas, lograron decepcionar las ya de por sí bajas expectativas de la economía británica. El PMI compuesto se situó en 47,8 puntos y el de servicios en 48,0, lo que, partiendo de unas condiciones económicas débiles, apuntaba a una recesión este año. La combinación de unas perspectivas de crecimiento débiles y un endeudamiento público, publicado también ayer, mayor de lo esperado, si bien se presenta muy negativa para la economía británica, podría suponer un alivio para el Banco de Inglaterra. Mientras que las expectativas para la reunión de febrero se mantienen sin cambios, con una subida de 50 puntos básicos ampliamente anticipada, las expectativas sobre el tipo terminal cayeron ligeramente. Los mercados tendrán que esperar a la semana que viene para ver exactamente cuál es la visión del Banco sobre este punto, pero esta acumulación de datos débiles aumenta la probabilidad de que el Comité de Política Monetaria no tenga que llegar a un tipo terminal tan alto como se esperaba hace unas semanas y podría calmar algunos nervios entre los responsables políticos, sobre todo en lo que respecta a la estabilidad del mercado inmobiliario del Reino Unido.

El peso mexicano tuvo ayer una sesión de relativa volatilidad, con un breve rally de 0,44% seguido de una corrección que hizo a la moneda cerrar la sesión americana finalmente un 0,10% por debajo del nivel de apertura con respecto al dólar americano. Esta corrección se produciría tras la publicación de la inflación quincenal en México, que ha tenido una lectura final del 7.94% interanual. Si bien la evolución de los precios llevaba una sólida senda decreciente hasta finales de noviembre, un ligero repunte en diciembre y un dato mayor de lo esperado en las primeras dos semanas de enero, devuelven el pesimismo sobre las previsiones de inflación. Como consecuencia, actualmente, y hasta que se conozca el dato general de enero, Banxico se tendrá que guiar por este dato para la toma de su próxima decisión del tipo de interés a un día el próximo 9 de febrero, haciendo que posiblemente se tenga que desmarcar de una Fed que tiene prácticamente descontada una subida de 25 puntos básicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios