www.elmundofinanciero.com

La nueva tendencia en los procesos de selección

· Por Miriam Hernandez, experta en gestión de RRHH

viernes 05 de enero de 2024, 19:21h
La nueva tendencia en los procesos de selección
Ampliar
Ya no basta con tener un buen currículum y una carrera sin un máster que lo acompañe, resulta insuficiente para entrar en el mercado laboral. Hacen falta prácticas, idiomas, tecnología, experiencia... Y además de todo eso, saber actuar de la manera correcta en cada prueba y situación que el equipo reclutador decida poner a los candidatos.

¿Pero qué significa de la manera correcta?

Qué entendemos por correcto cuando no sabemos lo que pasa por la cabeza del seleccionador, ni cuáles son las directrices de sus líderes para la selección de personal, ni qué perfil se busca exactamente para el puesto ofertado.

Ahora que cada vez somos más tecnológicos, la Inteligencia Artificial nos ayuda también en este sector, agilizando procesos, técnicas, test, evaluaciones, etc... Todo lo que nos pueda facilitar la vida en el trabajo de los Recursos Humanos es válido e interesante de aplicar, pero ¿cuánto de esto facilita al candidato pasar el proceso selectivo de una forma sencilla, demostrando sus habilidades y conocimientos?

Linkedin en su informe acerca del futuro de la selección de personal toca muchos aspectos que merecen una reflexión. Entre ellos, que el uso de nuevas herramientas facilitadoras de los procesos, no deben suponer una reducción del personal humano, sino todo lo contrario, deben ayudar a centrarse en lo verdaderamente importante: las personas con aptitudes y nuevas habilidades, que se está viendo, serán el futuro éxito de las empresas.

Cualquier tecnología sigue necesitando la capacidad humana para dirigirla, supervisarla, asegurar que recoge los datos necesarios e imprescindibles, que no aplica sesgos, que se ajusta a criterios objetivos, etc. Todavía es pronto para conducir sin piloto, aunque existan proyectos muy avanzados en este terreno, pero metafóricamente nos enseña que todavía la presencia y la guía humana es imprescindible para realizar una correcta, adecuada y justa selección de personal.

No podemos dejar en manos tecnológicas el futuro profesional de las personas, por mucho que nos ayudemos de él, aún no.

Quizás, por esa necesidad de innovación, de ir por delante en cualquier procedimiento y demostrar la mayor creatividad, disrupción, novedad del mercado, se ponen a prueba a los candidatos con situaciones extrañas, surrealistas para ver cómo es su respuesta en ese momento.

Un ejemplo es la prueba de la taza de café, donde se le pregunta al candidato si desea tomar café y se evalúa su comportamiento en función de lo que se considere adecuado por el reclutador, que en unos casos será devolverla a donde estaba una vez tomado, lavarla, colocarla; En otros, no tomar café para evitar incidencias y demostrar un determinado comportamiento o aceptar pero teniendo otra actuación distinta que se considere válida en ese momento.

Otro caso de prueba “novedosa”, es presentar acertijos a los candidatos, vídeos o situaciones donde deben demostrar su capacidad mental pensando lo más “outside the box” posible, aportando distintas visiones, perspectivas, soluciones imposibles pero diferentes. O preguntas aparentemente sin sentido y cuya respuesta, es un símil del juego de Monopoly...

Con esta filosofía, cualquier situación es susceptible de ser una prueba de selección de personal aunque su resultado dependa del criterio seleccionador para determinar lo que es válido y lo que no.

¿Se puede considerar un procedimiento objetivo?

Pues depende de su aplicación, de lo que se desea buscar, de a qué situación se someta al candidato... Pero si el resultado depende del criterio subjetivo del reclutador, estamos fallando en la búsqueda de talento, claramente.

Si es más válido llevar la taza al Office, que dejarla en la mesa, aceptar tomar café en vez de rechazarlo... ¿En manos de quién está nuestro futuro? Aquí no podemos echarle la culpa a la IA.

Está bien adaptarse a los tiempos y beneficiarse de las ventajas tecnológicas. Está bien que la empresa evolucione y se integre en el mundo actual, siendo puntera en recursos, pero si pierde de vista la humanidad, la empatía, los objetivos reales, estaremos perdidos en superficialidad e irrealidad, porque incluso los elegidos para el puesto que hoy han actuado de manera súper correcta con la taza de café, mañana puede que se equivoquen si usan un bolígrafo negro en vez de uno azul.

Perdemos el norte si nos dejamos llevar únicamente por las tendencias, las modas o las redes sociales. Dejamos de ser efectivos cuando no ponemos el foco en las personas.

No tendremos éxito ninguno, si el futuro depende de una taza de café.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
2 comentarios