www.elmundofinanciero.com

Open Finance: la respuesta tech a los retos de la banca

Open Finance: la respuesta tech a los retos de la banca
Ampliar

· Por Miguel Angel Ossorio

miércoles 10 de julio de 2024, 18:20h
La integración de nuevos servicios y productos financieros, así como su diversificación, se ha convertido en el nuevo mantra de un sector que busca impulsar su digitalización con nuevas propuestas de valor que le permitan llegar a nuevas cuotas de mercado. La banca tradicional ha tenido que aprender a colaborar con nuevos players, como es el caso de las Fintech, dispuestas a liderar un mercado estratégico con propuestas más ágiles, accesibles y económicas. Aunque las cifras de clientes siguen siendo abismales entre los bancos tradicionales y los recién llegados, el imparable crecimiento de los pure players obliga a mover ficha. Y la respuesta está llegando a través de la misma diversificación y personalización que ha encumbrado a los digitales en un ranking en el que ya hay claros líderes.

El ejemplo paradigmático de esta carrera por brindar una nueva y más completa gama de servicios y productos financieros, lo vemos con el impacto que han tenido, por ejemplo, neobancos como Revolut, es el más potente en España en estos momentos, superando los tres millones de clientes, posicionándose por encima de Kutxabank (2,3 millones de clientes, según datos del primer trimestre de 2024 recogidos por HelpMyCash), o de Ibercaja (1,7 millones).

Vemos como la banca digital pisa con fuerza, y lo hace a base de una propuesta en el mercado difícil de imitar por los bancos tradicionales: bajas e incluso nulas comisiones, personalización extrema y la integración de servicios de terceros para convertirse en súper-apps más parecidas a un centro comercial de servicios financieros y para el día a día que a bancos en los que custodiar la nómina y pagar recibos. El papel de las Fintech se presenta clave en la configuración de este nuevo panorama financiero donde, a través de soluciones Open Finance, está habiendo una verdadera revolución del sector.

Open Finance como respuesta

La banca tradicional está reaccionando a las nuevas demandas de los consumidores desde una posición enfocada en una doble estrategia que camina, por un lado, bonificando a sus nuevos clientes con pagos directos, remuneración de sus ahorros (gracias a la fortaleza de los tipos de interés) y eliminación de comisiones, mientras, por otro lado, integra servicios de terceros para que los usuarios no tengan que salir de la entidad a buscar nada que puedan necesitar para su día a día.

Es ahí donde entra en juego el concepto de Open Finance, entendido como “una integración más completa de los distintos aspectos financieros de una persona, ofreciendo una visión más holística y oportunidades más diversas para innovar en productos y servicios financieros”, explica Fausto Ibarra, Chief Product Officer en Kueski.

El concepto de Open Finance quizás sea un poco desconocido para el gran público, más acostumbrado a oír hablar del Open Banking. No son lo mismo, pero sí caras de una misma moneda: la de la digitalización bancaria integral. “El Open Finance va un paso más allá del Open Banking: mientras Open Banking se centra en que los usuarios puedan compartir sus datos financieros almacenados en los bancos con terceros, Open Finance permite compartir datos de otras fuentes de información distintas de los bancos”, apunta Javier Cañadilla, Growth Team Manager de Aferbanks Arcopay.

Pero, ¿para qué sirve el Open Finance? La clave de este concepto está en la inclusión financiera, ya que “el Open Finance amplía aún más las fuentes de datos de las que los usuarios pueden compartir su información”, añade el directivo de Aferbanks Arcopay. La clave está en los datos, y es ahí donde se está jugando la partida de la banca del siglo XXI.

Super-Apps bancarias

Cuando el Open Finance entra en juego, los usuarios tienen ante sí una amalgama de productos y servicios que pueden contratar y gestionar directamente desde la app de su banco, que se convierte, entonces, en una especie de súper-app.

“Los consumidores pueden explorar y acceder a una mayor variedad de productos financieros, incluyendo seguros, inversiones, fondos de retiro y préstamos”, enumera Fausto Ibarra. Y, dado que se canalizan a través de su banco, “los productos financieros pueden ser personalizados según las necesidades y perfiles específicos de los consumidores, ofreciendo soluciones más adecuadas a sus situaciones particulares”.

Es la hiperpersonalización de las finanzas. Y un cambio de modelo radical en el sector bancario, empezando por la forma de gestionar el riesgo. “Una persona que acaba de incorporarse al sistema bancario, no cuenta con un historial crediticio ni con un historial en Buró que le permitiera acceder a un crédito”, razona Javier Cañadilla sobre un sistema que, al beber de fuentes de terceros, permite saber, por ejemplo, si ese usuario está trabajando, si cuenta con un salario, entre otros. “Con esto, una empresa que se encarga de aprobar créditos ya podría contar con información suficiente como para autorizar el crédito”, añade.

La contraparte de este sistema basado en datos está en la privacidad. ¿Cómo proteger la sensibilidad de esta información y, al mismo tiempo, ‘convencer’ al usuario para que acceda a compartirla? “Existen riesgos significativos si no se implementan controles adecuados”, reconoce el directivo de Kueski, quien habla de “varios desafíos, como asegurar el acceso controlado a la información, proteger las APIs utilizadas para el intercambio de datos y garantizar que los datos de los consumidores se comparten solo con autorización”.

Para evitar que pueda producirse alguna fuga de datos ya existen regulaciones como el CCPA y el GDPR, que obligan a las empresas del sector a proteger de forma adecuada esta información. Pero hay entidades que están apostando por externalizar esta parcela del negocio en compañías Fintech como es el caso de Afterbanks Arcopay, que se encargan de proporcionar la tecnología necesaria para que esta agregación de datos y nuevos métodos de pago sea posible gracias a las autorizaciones y licencias específicas que poseen para poder brindar el servicio. Pero existe un problema adicional: la falta de una regulación específica del Open Finance en las diferentes geografías.

¿Cómo regular el Open Finance?

Las empresas directamente involucradas en el sector reclaman mejoras legislativas para proteger estas funciones que supondrán un pilar esencial del nuevo sistema financiero.

Desde Afterbanks Arcopay sugieren un primer pilar basado en “la gestión de la información, de los datos personales y del consentimiento de los usuarios”, explica Javier Cañadilla. Es la base sobre la que empezar a trabajar antes de pasar a cuestiones relacionadas con el acceso a la información y a la estandarización de los datos para que cada participante “sepa qué datos va a poder consumir, independientemente de la fuente”, explica.

Todo ello, sin olvidar un marco de seguridad y privacidad que, como apuntan desde Kueski, “deben permitir a los clientes revocar el acceso a su información en cualquier momento y garantizar que se tomen todas las medidas necesarias para proteger los datos durante su transmisión y almacenamiento”.

Aunque el Open Finance se enfrenta a grandes retos, ya es una realidad y supone la oportunidad de no solo de ofrecer nuevos productos y servicios a través de la banca, sino de hacerlo con mayor índice de éxito precisamente por tratarse de propuestas asentadas en los datos. La era de la personalización bancaria ya está aquí y ha venido para quedarse de la mano de las Fintech.

Open Finance: la respuesta tech a los retos de la banca
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios