www.elmundofinanciero.com

LA ATALAYA DE ELDA

El pacto de las Meninas

El pacto de las Meninas
Ampliar

· Por Vicente Vera Esteve

By Vicente Vera Esteve
domingo 29 de octubre de 2017, 09:31h
Con la llegada de las primeras lluvias de este otoño, receloso de querer iniciar su imperativa actividad de refrescar el ambiente y los calores acumulados de este último verano, propician que las musas inicien de manera unilateral el proceso de catarsis y ayuden a hilvanar algunos de los pensamientos alojados, durante estas difíciles últimas semanas, en alguna lugar de mi cortex cerebral. Han sido unas jornadas agotadoras, psicológicamente abrumadoras. No estaba preparado para este proceso de alta tensión política y económica a mi alrededor las veinticuatro horas. Me acostaba con las imágenes de Puigdemont todavía en la retina y a la mañana siguiente ahí estaban otra vez Oriol Junqueras y compaña con sus trajines de correos y telégrafos desde el Govern a Moncloa y vuelta a empezar. Tan es así, que la semana pasada me hice un teatro para agilizar ese necesario proceso catártico que les decía al comienzo de estas notas. Tuve la oportunidad de presenciar la representación de la obra La Autora de las Meninas, protagonizada por la sinpar Carmen Machi, obra escrita para ella por Ernesto Caballero, actual director del Centro Dramático Nacional.

Fue un verdadero placer contemplar a esta dama del teatro casi en estado de gracia interpretando un curioso papel de copista de obras maestras de pintores clásicos del fondo del Museo del Prado. El argumento tiene su cosa y no está muy alejado de la realidad que nos circunda en estos momentos. Para empezar nos trasladamos al año 2037, y nos situamos en España. Después de una crisis explosiva de la deuda en Europa, la Unión Europea salta en pedazos, se desintegra y nos convertimos de nuevo en un país soberano con una grave crisis financiera y con la peseta en circulación fiduciaria, para alegría de algunos, claro.

Para abreviar, les comento que en este 2037 del texto de la comedia se produce un cambio político y gobierna el Partido del Pueblo en Pie, este y dadas las circunstancias de grave crisis financiera toma la decisión de poner en venta las obras del Museo del Prado para hacer caja y acometer las reformas que pensionista y demás colectivos obligan a tomar esta decisión. Y la primera obra que se acuerda copiar es el pintado por el genial Diego Velázquez, Las Meninas. De hecho, previamente ya se había celebrado un pacto político entre todas las fuerzas parlamentarias y precisamente se le atribuye el laureado nombre de Pactos de las Meninas. Como les decía, durante casi dos horas pudimos disfrutar con placer todos los allí concentrados entre las cuatro paredes del teatro escuchando a la prodigiosa Machi haciéndonos pasar un muy buen rato, haciéndonos olvidar el ruido político que veníamos soportando durante los últimos días.

Evidentemente volvimos a la realidad otoñal que disfrutábamos, y ahí empezó todo otra vez. Estoy convencido de que no hay otra solución que convocar acuerdos y mucho diálogo y posiblemente haya que organizar algún pacto nacional y autonómico que permita salir de esta situación de angustia y desasosiego que nos impide concentrarnos en nuestra vida de pensamiento y condicionarlo a los resultados de la inconcebible pugna ente Cataluña y la Constitución Española. Considero asimismo que no es posible pensar solo en clave política las necesarias reformas y avances en el desarrollo y puesta en práctica de un modelo de Estado, en este caso una república independiente sin detenerse a pensar en la parte económica, algo tan sumamente complejo que me cuesta creer de verdad que todavía sigan en sus trece a pesar de la sangría económica y financiera que se está produciendo cada día. Si no recuerdo mal ya son más de 13.000 millones de euros las pérdidas acumuladas por este desaguisado que se han empecinado en descabalgar y preferir caer al vacío. Al hilo de esta contundencia en los planteamientos del Govern, recordarán aquel famoso por manido eslogan que saltó a la palestra mediática “Es la economía, estúpido”. La célebre frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton en la exitosa campaña que en 1992 le impulsó hasta el Despacho Oval de la Casa Blanca. Durante todo el siglo XX se han expuesto las tesis de los grandes economistas expertos en la materia, podemos citar a Maynard Keynes, Alvin Hansen, Himan Minsky, etc., siempre concluyendo que cualquier tipo o modalidad de inversión, financiera o real exige a los países un clima político de estabilidad y una economía que permita a los inversores nacionales y extranjeros una absoluta confianza y una total seguridad jurídica que no ponga en peligro ni arriesgue el éxito de sus inversiones y empresas. Si esta premisa no se cumple de manera inminente en Cataluña asistiremos a un éxodo masivo de compañías y sedes sociales, con lo que esto implica para este gran territorio de nuestro país. Siempre he argumentado que existe una gran diferencia entre economía política y política económica, ambas muy necesarias pero siempre de la mano. De otro modo no habrá pacto de las meninas ni futuro económico para esta potente economía que ha sido siempre. Ahora más que nunca es indispensable utilizar como estrategia de apoyo para desbloquear esta compleja y delicada situación política que reflexionemos juntos con las teorías conductivistas de la economía aportadas por el economista Richard Thaler de la Universidad de Chicago y nuevo Premio en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel. Thaler con sus experiencias en economía conductual y las finanzas conductuales, es decir, la economía y las finanzas desde una perspectiva psicológica. Herramientas de estudio del comportamiento económico de todos nosotros pero desde un ámbito más personal y muy útil para aprender a tomar mejores decisiones económicas en nuestro entorno más familiar. Estoy seguro que tanto a Puigdemont como a Oriol Junqueras y la presidenta del parlament autonómico Carme Forcadell, les convendría pasar unas horas o un par de tardes en el gabinete de este brillante economista Richard Thaler, les recomiendo lean a Daniel Kahneman, también galardonado con el Nobel, sobre todo su libro más conocido, Pensar rápido, pensar despacio.

En cualquier caso, tengo la total confianza en nuestros representantes y dirigentes políticos para actuar con la máxima inteligencia y altura política a efectos de alcanzar un inmediato desbloqueo y, con toda seguridad, anunciarán la convocatoria de elecciones autonómicas en un plazo no demasiado largo. Termino con el ilustre Francesco Petrarca (1304-1374), poeta y humanista italiano decía que “en la vida de los hombres el temor suele vencer a la esperanza”. Veremos…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios