www.elmundofinanciero.com

INDULTOS POLÍTICOS A LA VISTA

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha anunciado este miércoles durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso que los indultos para los condenados en el juicio del 'Procés' comenzarán a tramitarse la próxima semana.
Ampliar
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha anunciado este miércoles durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso que los indultos para los condenados en el juicio del 'Procés' comenzarán a tramitarse la próxima semana.

Los indultos fracturarán más Cataluña

· Por César Alcalá

jueves 24 de septiembre de 2020, 08:58h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, comentó en el Congreso de los Diputados que en breve se pondría en marcha los indultos para los políticos catalanes que dieron un golpe de estado entre septiembre y octubre de 2017. Aunque la tramitación -según los expertos- puede durar alrededor de seis meses, en el horizonte los independentistas ya ven a sus políticos libres. La declaración del ministro Campo no es nueva. Recordemos que el 6 de octubre de 1934 Lluís Companys dio un golpe de estado al proclamar el Estat Català. Ese golpe sólo duró 10 horas y las fuerzas del orden detuvieron a Companys y a varios dirigentes catalanistas. Poco después -2 de enero de 1935- era suspendida la Generalitat y la autonomía conseguida en 1931. No solo eso, cien ayuntamientos fueron disueltos ante la gravedad de lo ocurrido. Recordemos que, al conocerse los hechos de Companys, estos alcaldes habían proclamado el Estat Català en sus municipios.

Al ganar la elecciones de febrero de 1936 el Frente Popular, el nacionalismo catalán pidió una amnistía para Company y los consellers encerrados con él. Como dicen que ocurre hoy en día, también había crispación en las calles. La realidad es muy diferente. Aquella crispación era debida a todos los sucesos que España vivió desde la proclamación de la II República y que ya se estaba organizando la guerra civil. Al ser nombrado presidente de la República el socialista Manuel Azaña, tuvo que cumplir la promesa dada y firmó un decreto por el cual se les concedía la amnistía a los golpistas catalanes. La Generalitat recuperó sus competencias y el 29 de febrero de 1936 fue ratificado Companys y sus consellers.

Como ya es tradición dentro del mundo independentista, al volver Companys a Barcelona, se dirigió a sus seguidores con un discurso victimista. Este victimismo lo oímos diariamente en palabras de Quim Torra o Carles Puigdemont. Como escribió el historiador Jaume Vicens Vives “las alteraciones subversivas las atribuimos a la perversidad de elementos extraños, que desde dentro o fuera hacen cuanto pueden por combatirnos y destruirnos”. Pues bien, esa perversidad hizo que Companys exclamara: “Volveremos a sufrir, volveremos a luchar, volveremos a vencer”. Pónganlo en boca de los golpistas encarcelados cuando sean puestos en libertad y verán como la historia del independentismo siempre se repite y nunca evoluciona.

El problema es el mismo que en 1936. Tenemos un grupo de personajes cotidianos, que han jugado a ser fundamentales en la historia de Cataluña y que no han pasado de simples peones. El problema no es ellos, sino sus seguidores. Companys fue nefasto para Cataluña. Sin embargo, su muerte lo convirtió en “mártir”. Los de ahora son héroes de barro de una parte de la población. Esa mitomanía de una parte de la sociedad catalana la resumió perfectamente el periodista Manuel Chaves Nogales al escribir que “Dentro de poco Companys será, como lo fue Macia, un puro símbolo. Reconozcamos que Cataluña tiene esta virtud imponderable: la de convertir a sus revolucionarios en puros símbolos, ya que no puede hacer de ellos perfectos estadistas. Lo uno vale lo otro”. Y como que los golpistas actuales nada tienen de estadistas, el nacionalismo catalán los ha convertido en símbolos del absurdo.

¿Cuándo estén libres de qué protestarán? Y es que el carácter catalán está vinculado a la queja, a aquel sentimiento de inferioridad que decía Josep Pla. Ahora lo tienen fácil. España es un país poco democráticos que tiene presos políticos y exiliados. Si salen de la cárcel, el argumentos de presos políticos se les acaba. Por lo que se refiere a los exiliados, a estos se les va a poner cara de tontos. O bien se entregan a la justicia española y piden que se les aplique el mismo indulto que a los otros, o están condenados a una interminable fuga.

Dicen que el letrado Francesc Jufresa que el indulto puede pacificar Cataluña. Dudo que esto sea cierto. Lo han dicho por activa y por pasiva que lo volverían a hacer. Y lo repetirán las veces que sean necesaria, porque está en su ADN. Cataluña no quedará pacificada si se dan los indultos. Estos sólo son beneficiosos para Pedro Sánchez y sus presupuestos. Para la ciudadanía catalana los indultos sólo servirán para que una parte vea como saltarse la ley sale gratis y la otra para festejar una victoria. Artur Mas y todos los que han venido después han roto civilmente Cataluña. Han fracturado la sociedad. Un indulto no pacificará Cataluña. Todo lo contrario. Aún la dividirán más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | Economía | Empresas | Exterior | Laboral | Bolsas y valores | Sociedad | Directivos | Vehículos y Motor | Quiénes somos | Viajes y hoteles | Mundo del Vino - Gastro | Lifestyle y moda | Análisis y Opinión | EMF in English | LIbros recomendados | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal

© El Mundo Financiero :: 2020
Diario Económico y Financiero • Fundado en 1946 • Miembro de la Agrupación de Medios Digitales de la AEEPP Contacto