www.elmundofinanciero.com

EL CENTRO FINANCIERO DEL PLANETA

Por qué Wall Street, en Nueva York, se llama así
Ampliar

Por qué Wall Street, en Nueva York, se llama así

· Por © 2020 Eric Gardner de Béville, jurista, reclutador y consultor internacional, miembro del Círculo Montesquieu

jueves 03 de diciembre de 2020, 08:42h

Wall Street son dos palabras que evocan un mundo a la vez mágico y maquiavélico en el que se mezclan, por una parte, la total potencia financiera planetaria con sus golden boys y sueños de éxito en bolsa, y, por otra parte, los delitos de información privilegiada y la corrupción fiscal que gangrena un sistema de analistas cada vez más avaros y ávidos. La película Wall Street de Olivier Stone, que tuvo un gran éxito en el año 1987, en la cual Michael Douglas y Charlie Sheen son los protagonistas inspirados del financiero Ivan Boesky y los jóvenes «tiburones», que buscan la gloria y la fortuna, llevó a la pantalla el mundo corrupto y bling-bling de la finanza internacional. El Lobo de Wall Street de Martin Scorsese en 2013, con Leonardo DiCaprio, es otra película que confirmó esta visión de un mundo donde domina dinero, sexo y poder.

También se debe mencionar la película Las uvas de la ira de John Ford, en 1947, con el actor Henry Fonda en un papel magistral, relatando la miseria y la desesperación resultante de la crisis financiera de 1929, que llevó a la ruina a millones de estadounidenses y al enriquecimiento de un puñado de inversores, entre ellos Joseph Kennedy, padre del que será presidente, John Kennedy.

Wall Street no siempre fue así. Una mirada histórica, financiera e internacional muestra hasta qué punto el epicentro actual de la finanza mundial ha evolucionado desde el principio cuando la isla de Manhattan fue comprada a los indios de la tribu Manhattes, en 1626, hasta su gloria presente caracterizada por el sonido de campana anunciando los nuevos miembros, pasando por la creación del Dow Jones, el índice financiero e industrial más famoso del mundo.

Históricamente, Wall Street no era más que un muro de troncos que separaba el pueblo interior del peligro exterior

Dos explicaciones históricas sobre el nombre «Wall Street» se atribuyen la autoría: según la primera, el nombre deriva de la presencia de un baluarte o muro (wall) de protección que separa la aldea naciente de los peligros del territorio desconocido en el exterior. Esto parece fácil de imaginar si se consideran los pueblos y ciudades fortificadas a lo largo de la historia de Europa con sus numerosas puertas -cerradas de noche- para proteger a los habitantes de los bandidos e invasores del exterior. Los muros históricos como el de Adrien o la Muralla de China, el muro de Berlín, o los de México y de Jerusalén ilustran el mismo miedo y temor hacía el exterior.

La segunda explicación se refiere a la presencia de emigrantes valones presentes en el lugar durante el siglo XVII y atribuye el origen de Wall Street a la denominación flamenca de Waal Strat, que designaba la calle de los valones. ¿Existía ya en aquellos tiempos tal rivalidad entre valones y flamencos para justificar una calle de los valones? Difícil de decir. Si así fuera, cabe preguntarse, sin embargo, ¿por qué no había, y no hay hoy, una calle de los flamencos?

La tesis del muro parece respaldada por referencias históricas a la ciudad de Nueva York que toma su nombre del Duque de York -futuro Rey Inglés Jacobo II- que se convierte en propietario de Manhattan en el año 1664. La ciudad contaba con ciento y pico habitantes y vivía principalmente de la agricultura y el comercio de pieles de la Dutch East India Company. Aunque en aquel momento los indios de la región eran pacíficos, parece lógico pensar que los primeros emigrantes europeos que se instalaron en la colonia tomaron precauciones y construyeron un muro de protección.

Financieramente, Wall Street evoluciona de un débil «trading post» a una todopoderosa «power house » financiera

Comprado a los indios en 1626, Manhattan no era más que un outpost (puesto avanzado) donde algunos tramperos vendían pieles de «castor graso», oso y armiño. Durante el siglo XVIII, la ciudad se desarrolló con el creciente comercio con Inglaterra, y luego jugó un papel capital en la Guerra de la Independencia (1775-83), pero fue y seguía siendo a la cola de Filadelfia y Boston.

Undécimo estado que ratificó la Constitución de los Estados Unidos de América, en 1787, Nueva York experimentó un gran crecimiento potenciado por el tráfico marítimo hacia Europa y el ferrocarril hacia el Mid-West, pero la ciudad sufrió el contragolpe de sus vacilaciones entre el Sur y el Norte durante la Guerra de Secesión (1861-65). Sin embargo, ya estaba superando a sus rivales financiero (Filadelfia), portuario (Boston) y arquitectónico (Chicago), y las sucesivas oleadas de inmigrantes, que eran trabajadores procedentes de Irlanda, Italia y Alemania, entre 1820 y 1920, confirmaron la supremacía de Nueva York.

Nueva York y Wall Street se retroalimentaban el uno al otro: cuanto más crecía Nueva York, más transacciones se hacían en Wall Street; cuanto más importante era Wall Street financieramente, más afluía el comercio hacia Nueva York. Wall Street se convirtió en el centro financiero de los Estados Unidos a principios del siglo XX. Después de la Primera Guerra Mundial y la destrucción casi total de las economías y los mercados financieros en Europa, Wall Street se afirmó cada vez más como la plaza financiera mundial. Durante los Roaring Twenties -los años 1920- Nueva York se convirtió en un centro financiero, cultural, musical y comercial de los más importantes del país. El castillo de naipes se derrumbó con el colapso de 1929 y la Gran Depresión que siguió. No fue hasta el año 1944 que se consagró la preeminencia financiera de los Estados Unidos en general y de Wall Street en particular.

A nivel internacional, Wall Street ha sufrido los altibajos económicos y geopolíticos durante 75 años

Incluso antes del final de la Segunda Guerra Mundial, los acuerdos de Bretton Woods en 1944 establecieron el nuevo orden monetario y financiero mundial basado en el patrón oro pero también en el valor dólar, confirmando así la supremacía estadounidense en las finanzas internacionales. En septiembre del 1954, la Bolsa de Nueva York había superado su nivel más alto antes de 1929. En Wall Street, la década de los años 60 se caracteriza por una burbuja especulativa espectacular que desemboca en el colapso del 28 de mayo de 1962 y el colapso de los valores de los sectores electrónicos e informáticos nacientes en esa época. Los asesinatos de John Kennedy (1963), Martin Luther King (1968), y luego de Robert Kennedy (1968), la guerra de Vietnam, las revueltas sociales y estudiantiles, y las quiebras de prestigiosas firmas de brokers como Hayden, Stone, Goodbody y DuPont, víctimas de la «crisis del papel» de 1968, empañaron aún más los sueños financieros de Wall Street. Según el refrán conocido de los financieros «cuando Wall Street estornuda, el mundo se resfría».

A pesar de todo, Wall Street resiste y sobrevive. Fue también el caso en la década de los años 70 con el escándalo del Watergate, la crisis petrolera y la revuelta islamista en Irán con el Ayatolá Jomeini; y la década de los años 80 con los golden boys de Wall Street, la corrupción y quiebra de Drexel Burnham Lambert con los junk bonds; la de los años 90 con el swap (contrato de intercambio) y derivative (contrato de derivados) que producen efectos nefastos aún hoy. Ni siquiera los atentados terroristas del año 2001, la guerra de Afganistán y luego de Irak, y el tsunami del 26 de diciembre de 2004, impidieron que el Dow Jones alcanzara su máximo de 14,198 en 2007. Sólo la crisis de las subprimes y sus efectos dramáticos en todas las economías del planeta tendrán momentáneamente paralizado la máquina financiera neoyorquina.

Para Wall Street, la década que termina habrá sido marcada por las revueltas de la Primavera Árabe, el Brexit y, por supuesto, el Covid19, sin olvidar la elección de Donald Trump en 2016 y su derrota el 3 de noviembre de 2020 ante Joe Biden. Todo esto hace pensar que queda muy lejos el tiempo de la «calle del muro» hecha de troncos.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios