www.elmundofinanciero.com

BUSCANDO LA SOSTENIBILIDAD FINANCIERA

Santiago Jimenez Barrull presenta “TradeChain”, la nueva Plataforma Tecnológica de Sostenibilidad Financiera de Maat International Group
Ampliar

Santiago Jimenez Barrull presenta “TradeChain”, la nueva Plataforma Tecnológica de Sostenibilidad Financiera de Maat International Group

· TradeChain: una nueva estrategia de desarrollo económico y social. La “sostenibilidad” fnanciera” como el factor clave para la competitividad empresarial

martes 06 de abril de 2021, 16:57h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Santiago Jiménez Barrull, Presidente de Maat International Group ha presentado “TradeChain” la nueva Plataforma Tecnológica para la Sostenibilidad Financiera orientada al soporte y evolución de “Ecosistemas de Negocio”. El sector fnanciero en la actualidad se estructura en torno a la gestión de la información y se está viendo desintermediado por nuevos agentes que establecen nuevas relaciones con el cliente en torno a la compartición de su “información”. La gestión distribuida de infraestructuras de sistemas de información y gestión de bases de datos, cuentas, cotizaciones, fondos, transferencias es actualmente un eje estratégico para la competitividad del sector, y de modo particular donde la innovación tecnológica desempeña un rol esencial –criptomonedas, tokenizacion, …-. En esa dinámica, los usuarios –empresas, familias, personas- pueden encontrar una nueva oportunidad en torno a movimientos cooperativos y en torno a la tecnología en un sector en continua transformación.



A raíz del Acuerdo de París de 2016 sobre cambio climático, comenzaron a publicarse una serie de propuestas regulatorias sobre finanzas sostenibles. Naciones Unidas celebró el pasado mes de septiembre en Nueva York una cumbre con las principales entidades fnancieras, en la que se han fjado los principios de actuación del sector fnanciero ante la amenaza global.

En la frma del compromiso, las entidades asumen que “solo en una sociedadincluyente basada en la dignidad del ser humano, la igualdad y el uso sostenible de los recursos naturales” pueden sus negocios y sus clientes tener sentido. Además, secomprometen a respetar los principios de actuación señalados en la Agenda 2030 de Naciones Unidas y de los Acuerdos sobre el Clima de París 2015, así como a hacer un seguimiento y análisis de su negocio y de sus clientes con la mayor transparencia.

Tras este acuerdo, la Comisión Europea aprobó en 2018 y 2019 un plan de acción y distintos Reglamentos en relación con la información sobre la Sostenibilidad en los Servicios Financieros 2018 con una serie de objetivos como son:

  • reorientar los flujos de capital hacia inversiones sostenibles;
  • integrar los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas eninglés) en la gestión de riesgos, y
  • fomentar la transparencia y las inversiones a largo plazo.

Además, se está trabajando en el desarrollo de varias propuestas legislativas, aún pendientes de aprobar, entre las que destacan distintas modifcaciones de las normas de desarrollo de la MiFID II y la IDD para que las entidades consideren las preferencias ESG de susclientes en la evaluación de idoneidad, cuando presten el servicio de asesoramiento yque emitan información pre y postcontractual sobre la integración de factores y riesgos ESG.

Es evidente la transformación del modelo capitalista hacia un modelo sostenible en un nuevo entorno digital; COVID-19 ha puesto de manifesto la necesidad de responder conjuntamente a retos globales que trascienden a la realidad de cada organización, buscando un sistema económico-social más resiliente y sostenible ante eventuales adversidades de toda índole, no meramente económicas.

Transformación digital, Blockchain, IoT, AI, Cloud (la “nube”), SaaS (Software as a Service), ERP (Enterprise Resources Planning), Big Data, Smart Data, ESG (Environmental, Social y Corporate Governance, abreviatura que defne el concepto global de Inversión Sostenible)… demasiados términos como para que las entidades fnancieras no entiendan que se enfrentan a un cambio de paradigma que incluye como principal vector la tecnología y, como mayor desafío, un nuevo marco de relación con sus clientes.

Es posible que el sistema bancario se tenga que acostumbrar a largos períodos de tipo cero o negativos con las consiguientes consecuencias para su modelo de negocio.¿Cómo captar pasivo de los particulares si los depósitos no ofrecen ninguna rentabilidad? Ya hemos visto rentabilidades negativas en activos como la deuda pública, pero si el ecosistema fnanciero comienza a penalizar la liquidez, aparte de provocar “burbujas” como la del sector inmobiliario, una consecuencia inevitable será el cambio en los comportamientos de los individuos frente a cuestiones tan cercanas a los bancos y entidades fnancieras como es el de la inversión.

Igualmente, la recesión provocada por la pandemia y el deterioro de los activos va a reducir la capacidad de los sectores regulados de apoyar la economía real cuando encaremos la salida de la crisis. Las fuentes alternativas de capital van a ser cada vez una más importantes en el sector fnanciero; COVID-19 no va a retrasar, sino más bien acelerar la puesta en marcha de nuevas iniciativas regulatorias en los distintos países y áreas geográfcas.

Del mismo modo, el cambio provocado por los clientes hacia un sector fnanciero basado en plataformas y ecosistemas va a generar una nueva ola de disrupción y de desintermediación; y los propios proceso de desglobalización que vive la economía mundial harán que las entidades se focalicen más en sus mercados de origen y que su crecimiento esté cada vez más ligado a la evolución de la economía en esos países.

Así, los conocidos como P2P (préstamos entre particulares) se convirtiesen en un fenómeno con una incidencia cada vez mayor -requeriría para ello una mínima estructura de control que evitara incumplimientos-, esa plataforma podría ser perfectamente un banco.

Si las empresas de nueva economía o startups acceden a la fnanciación de una forma no clásica, sino que utilizan vías alternativas como inversores semilla, incubadoras, Venture Capital, crowdfunding, etc., ¿por qué no podrían los bancos ser los garantes de dichos procesos ofreciendo infraestructuras y seguridad transaccional y jurídica haciendo de plataformas de fnanciación para las empresas y atrayendo el capital de los pequeños inversores?

Igualmente, a través de estrategias en torno a procesos “Open Banking”(accesolibre a los datos de los clientes en otras entidades). El usuario valorará positivamente que le hagan la vida más fácil mediante un acceso más sencillo y rápido a la mayor cantidad de información posible.

Por otra parte, nuevos competidores como las fntech (incesantes proveedores de adaptaciones y avances tecnológicos al sector fnanciero) o los “telcobanks” (las grandes compañías de telefonía y telecomunicaciones que ofrecen microcréditos a sus clientes) no son más que acicates que excitan la necesidad de estar permanentemente atentos a las necesidades de sus usuarios para poder satisfacer sus demandas.

Upselling, Crossselling,personalización en la oferta de valor, servicio integral y “onestop shop” son conceptos derivados del conocimiento profundo del usuario y de sucomportamiento, y serán imprescindibles para aumentar el negocio así como fdelizar y retener al cliente. Asistentes fnancieros virtuales como Siri o Alexa serán algo habitual en nuestra futura forma de recibir atención o servicio personalizado por parte de nuestros bancos.

No obstante, no podemos dejar esta refexión sobre el futuro del sector bancario sin acercarnos al pivote central sobre el que deberán girar todos los campos y manifestaciones de la actividad humana a partir de ahora. El medio ambiente, nuestro mundo, la sostenibilidad. Ya no es futuro, es presente.

Pese a que las entidades fnancieras están desarrollando toda su estrategia de negocio en un entorno eminentemente digital, orientado a las Finanzas Sostenibles, con el consecuente incremento de costes, vislumbramos grandes oportunidades de negocio, nuevos mercados y productos. Además de contribuir a la sostenibilidad, es evidente que deben mejorar ostensiblemente su imagen y reputación.

Así, de manera particular determinados modelos “cooperativos” han desempeñado un papel fundamental en el crecimiento económico a nivel internacional y de modo particular en entornos de población no bancarizada. Si bien ha sido en el área rural el sector en el que las Cooperativas de Crédito y Ahorro han desarrollado en mejor medida su posición, una nueva generación de modelo de negocio está emergiendo a nivel internacional propiciados por la tecnología y la exigencia de establecer modelos sostenibles de acceso al crédito, la fnanciación y los medios de pago.

Los “ecosistemas de negocio” juegan un papel esencial respecto a la formulación de nuevas estrategias de “sostenibilidad fnanciera” en torno a la tecnología para el establecimiento en este nuevo entorno. Los elementos claves para el establecimiento de nuevas estrategias se articulan alrededor de aspectos como Acceso a la red; Acceso a la base de datos; Tiempo de procesamiento; Almacenamiento; Infraestructura; Administración; Mantenimiento, entre otros.

La “sostenibilidad fnanciera” toma su base de un modelo de inclusión fnanciera permitiendo a empresas, familias, y personas “guardar dinero y enviar y recibir pagos”, como establece Acceso Universal a Servicios Financieros para 2020 (UFA2020) del “Grupo Banco Mundial (GBM)”, como uno de los aspectos críticos para la consecución de al menos 7 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible parainiciar y ampliarnegocios, invertir en educación o salud, gestionar riesgos y sortear crisis fnancieras, todo lo cual puede mejorar su calidad general de vida.

Así, desde 2010, más de 55 países se han comprometido a implementar la inclusión fnanciera, y más de 30 de ellos han puesto en marcha o están preparando una estrategia nacional al respecto. Las investigaciones realizadas en el GBM indican que el ritmo y el impacto de las reformas aumentan cuando un país aplica una estrategia nacional de inclusión fnanciera.

De esta manera, la tecnología fnanciera digital, y en particular el aumento del uso de teléfonos móviles a nivel internacional han facilitado la ampliación del acceso de las pequeñas empresas y poblaciones difíciles de alcanzar a servicios fnancieros a un costo más bajo y con menos riesgo:

En este nuevo contexto post-COVID19, donde la infraestructura y estrategia “TRadeChain” desarrollada por Maat International Group está alineada con los objetivos de Sostenibilidad Financiera posibilita reevaluar el nuevo papel de los movimientos “Cooperativos” de “tercera generación”, en torno a la globalización de las cadenas de suministro y distribución, y el nuevo papel de la tecnología para el acceso y uso de los servicios fnancieros en torno a nuevos proveedores, donde el poder de negociación de cada uno de los agentes de las “Redes de Valor” es radicalmente distinto a un modelo tradicional estructurado en torno a “Cadenas de Valor” integradas vertical y horizontalmente.

Desde esta perspectiva es imprescindible pues:

Garantizar que el acceso y los servicios fnancieros lleguen a nuevos colectivos donde la sostenibilidad fnanciera es esencial para reformular nuevas estrategias de cooperación y no solo a las poblaciones donde hasta ahora se centraban modelos de “inclusión fnanciera”, esto es áreas empobrecidas de zonas rurales;

Aumentar la innovación fnanciera en nuevos productos y servicios orientados a la titulización y securitización de modelos de negocio e impulsar el “project fnance” y “equity fnance” como respuesta a las exigencias de los nuevos retos de la innovación en las estrategias de “digitalización” y “descarbonización” de la economía en base a los retos de las Estrategias de Desarrollo Sostenible. Asegurar que todos tengan documentos de identidad válidos que se puedan legalizar fácilmente a un bajo costo;

Idear productos fnancieros útiles y pertinentes, que se adapten a las necesidades de los usuarios;

Establecer marcos sólidos de protección del usuario de servicios fnancieros, y adaptar las pertinentes entidades responsables de la reglamentación y la supervisión, utilizando la tecnología para mejorar la supervisión (la tecnología al servicio del cumplimiento de las reglamentaciones del sector fnanciero [RegTech]);

En todo el mundo, la falta de documento de identidad difculta abrir una cuenta bancaria, tener acceso al capital o al crédito.

Desde esta perspectiva, es absolutamente necesario promover la cooperación empresarial en torno a estos “ecosistemas de negocio” basándose en la promoción y desarrollo de plataformas tecnológicas de servicios donde, en palabras de Santiago Jiménez Barrull, iniciativas como “TradeChain” promovidos por maat International Group puede ser la alternativa para estos nuevos “ecosistemas de negocio”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios