www.elmundofinanciero.com

INTERCONEXIÓN ENTRE LAS REGIONES DE ASIA CENTRAL Y DEL SUR

Uzbekistán, eje de la nueva arquitectura en Asia Central
Ampliar

Uzbekistán, eje de la nueva arquitectura en Asia Central

· Con la elección del Presidente Shavkat Mirziyoyev, Uzbekistán ha emprendido una política exterior abierta y constructiva con vistas a crear un espacio de cooperación mutuamente beneficioso, estabilidad y desarrollo sostenible en Asia Central

martes 27 de julio de 2021, 17:33h

Cabe destacar que los nuevos planteamientos de Tashkent oficial han encontrado un amplio apoyo en todas las capitales de Asia Central, lo que se ha convertido en la base de los cambios positivos en la región. En particular, en los últimos años en Asia Central se ha producido un cambio cualitativo hacia el fortalecimiento de la cooperación regional. Se ha establecido un diálogo político sistemático basado en los principios de buena vecindad, respeto mutuo e igualdad entre los líderes de los estados de la región. Confirmación de ello es el hecho de que desde 2018 los Jefes de Estado de Asia Central empezaron a celebrar reuniones consultivas periódicas.

El alto nivel de consolidación alcanzado en la región y la voluntad de los países de Asia Central de asumir la responsabilidad de resolver los problemas regionales comunes también se pone de manifiesto en la adopción en junio de 2018 de una resolución especial de la Asamblea General de la ONU "Fortalecimiento de la cooperación regional e internacional para la paz, la estabilidad y el desarrollo sostenible en la región de Asia Central".

Gracias a todas estas tendencias positivas, una serie de problemas sistemáticos que antes obstaculizaban la plena realización del enorme potencial de la cooperación regional están encontrando ahora su solución a largo plazo, basada en los principios de búsqueda de compromisos razonables y consideración mutua de intereses. Y lo que es más importante, los países de Asia Central han empezado a desempeñar un papel primordial y clave en la toma de decisiones sobre las cuestiones más apremiantes y urgentes del desarrollo en toda la región.

Este fortalecimiento de las relaciones interestatales contribuye hoy en día a establecer a Asia Central como una región estable, abierta y de desarrollo dinámico, un socio internacional fiable y predecible, así como un mercado amplio y atractivo.

Así, el nuevo ambiente político ha dado un fuerte impulso al desarrollo del comercio y los intercambios económicos, culturales y humanitarios. Esto se puede ver en la dinámica de crecimiento del comercio intrarregional, que alcanzó los 5.200 millones de dólares en 2019, un aumento de 2,5 veces en comparación con 2016. A pesar de los difíciles efectos de la pandemia, el comercio intrarregional se mantuvo en 5.000 millones de dólares en 2020.

Al mismo tiempo, el comercio exterior total de la región aumentó un 56%, hasta los 168.200 millones de dólares en 2016-2019.

Durante este periodo, la inversión extranjera directa (IED) en la región aumentó un 40%, llegando a los 37.600 millones de dólares. Como resultado, la parte de la inversión en Asia Central en el total mundial aumentó del 1,6% al 2,5%.

Paralelamente, se está desbloqueando el potencial turístico de la región. El número de viajeros a Asia Central a lo largo de 2016-2019casi se ha duplicado, pasando de 9,5 millones a 18,4 millones.

En consecuencia, los resultados macroeconómicos generales de la región están mejorando. En concreto, el PIB agregado de la región pasó de 253.000 millones de dólares en 2016 a 302.800 millones en 2019. En un entorno pandémico, esta cifra se redujo sólo un 2,5%, hasta los 295.100 millones de dólares a finales de 2020.

Todos estos factores, en su conjunto, demuestran que los nuevos enfoques pragmáticos de Uzbekistán en su política exterior han creado condiciones favorables para que los Estados de Asia Central promuevan conjuntamente grandes proyectos económicos de carácter transregional, lleven sus relaciones con las regiones vecinas a un nuevo nivel e involucren activamente a la región en la formación de estructuras multilaterales de coordinación y cooperación.

Dichos planes están recogidos en la mencionada Declaración Conjunta de los Jefes de Estado de Asia Central, emitida al término de la Reunión Consultiva de 2019. En particular, el documento señala que los Estados de Asia Central seguirán esforzándose por desarrollar una cooperación económica abierta y por diversificar las relaciones con otros países asociados y con las organizaciones internacionales y regionales, con la esperanza de fortalecer la paz y la estabilidad regionales y de ampliar las perspectivas de desarrollo económico en la región.

El concepto político y económico de interconexión promovido por Uzbekistán, basado en el deseo de construir una sólida arquitectura de cooperación mutuamente beneficiosa entre Asia Central y del Sur, debería servir para estos fines.

Estas aspiraciones del funcionario de Tashkent están motivadas por el interés de todos los estados de ambas regiones en el desarrollo de relaciones más estrechas, una clara comprensión de la indivisibilidad de la seguridad, la naturaleza complementaria de las economías y la interrelación de los procesos de desarrollo socioeconómico en Asia Central y del Sur.

La realización de estos planes está encaminada a ayudar a construir un amplio espacio de igualdad de oportunidades, cooperación mutuamente beneficiosa y desarrollo sostenible. Una consecuencia lógica de esto debería ser la creación de un cinturón de estabilidad alrededor de Asia Central.

Guiado por estos objetivos, el Presidente Shavkat Mirziyoyev presentó una iniciativa para celebrar la Conferencia Internacional "Asia Central y del Sur: Interconexión Regional. Retos y oportunidades" en Tashkent en julio de 2021, para consolidar a los países de las dos regiones en el diseño de un marco conceptual para un modelo sostenible de conectividad interregional.

Esta idea se expresó por primera vez durante el discurso del presidente de Uzbekistán en la 75ª sesión de la Asamblea General de la ONU. Estos temas ocuparon un lugar clave en otro importante acontecimiento político de 2020: el discurso del Presidente ante el Parlamento, en el que se identificó a Asia del Sur como área prioritaria en la política exterior del país.

A la vez Uzbekistán ha incrementado considerablemente su actividad política y diplomática en el sur de Asia. Esto se refleja en la promoción del formato de diálogo "India-Asia Central", una serie de cumbres virtuales "Uzbekistán-India" (diciembre de 2020) y "Uzbekistán-Pakistán" (abril de 2021).

En este sentido, la firma del acuerdo trilateral Uzbekistán-Afganistán-Pakistán para crear un corredor transafgano para conectar las dos regiones con una red de transporte fiable ha sido un hito.

Todos los pasos mencionados demuestran que Uzbekistán ya se ha embarcado en planes para construir una gran interconexión transregional y llevar a la práctica la idea de un grandioso proyecto de integración que implique un acercamiento de dos regiones de rápido crecimiento y cercanas cultural y civilmente.

Esta perspectiva podrá crear un nuevo punto de crecimiento económico para Asia Central y del Sur, contribuyendo a una transformación completa del panorama económico macrorregional y a una mejor coordinación interregional para garantizar la estabilidad.

En este contexto, está claro que el presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, tiene una clara visión estratégica: el "Tercer Renacimiento" que se está produciendo en Uzbekistán debe ir acompañado de la reactivación de los lazos históricos con las regiones vecinas, la restauración de las antiguas rutas de caravanas, incluida la Gran Ruta de la Seda, que ha desempeñado durante mucho tiempo el papel de conductor del conocimiento, la innovación y la prosperidad. Esta evolución está en consonancia con la estrategia regional de Uzbekistán. Al fin y al cabo, Asia Central ha alcanzado históricamente su máximo nivel de prosperidad, actuando como encrucijada de las civilizaciones del mundo y como uno de los principales centros de comercio internacional.

En general, la aplicación práctica de los planes de interconexión de Uzbekistán puede crear una nueva realidad económica en dos regiones a la vez, formando el terreno más favorable y todas las condiciones necesarias para el desarrollo económico inclusivo de los estados de Asia Central y del Sur, así como la mejora progresiva del bienestar y la prosperidad de los pueblos que viven en estas regiones.

Esta perspectiva demuestra la importancia global de los planes de interconexión de país, ya que la mejora de la situación macroeconómica y el aumento de la estabilidad en dos regiones densamente pobladas del mundo tendrían un impacto muy positivo en la seguridad internacional. En este sentido, esta iniciativa puede considerarse un reflejo más de las aspiraciones de Uzbekistán de aportar su valiosa contribución a la garantía y el mantenimiento de la paz internacional y el desarrollo sostenible.

Los días 15 y 16 de julio, la Conferencia Internacional de alto nivel sobre Asia Central y del Sur: interconexión regional. Desafíos y oportunidades" fue un paso más en la promoción de una política destinada a crear un espacio de cooperación mutuamente beneficioso, estabilidad y desarrollo sostenible en Asia Central.

En este contexto, las iniciativas interregionales propuestas por el Presidente Shavkat Mirziyoyev en la conferencia son muy pertinentes y oportunas. Su objetivo es llevar a cabo importantes proyectos de infraestructura a largo plazo relacionados con la ampliación de los lazos entre Asia Central y Asia Meridional, así como desarrollar la cooperación entre ambas regiones en materia de educación, ciencia, comercio, cultura y artes, lo que, a su vez, responde a los intereses comunes de todos los Estados de Asia Central y Meridional.

Uzbekistán, eje de la nueva arquitectura en Asia Central
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios