www.elmundofinanciero.com

CARTA DEL PRESIDENTE

Alfonso Merlos es Presidente de El Mundo Financiero.
Alfonso Merlos es Presidente de El Mundo Financiero.

El integrismo antitabaco y el daño a la hostelería

· Por Alfonso Merlos, Presidente de El Mundo Financiero

domingo 03 de octubre de 2021, 10:32h
Resulta chocante que, de la Transición a esta parte, probablemente las libertades políticas sean las únicas que se han consolidado, desarrollado y hasta ampliado, parejas a otras como la libertad de expresión y opinión. Chocante porque, se mire donde se mire, a otros ámbitos de la vida cotidiana, el ejercicio de las restantes libertades se ha minado o directamente recortado, haciéndonos más pequeños como ciudadanos en el disfrute de derechos básicos. Resulta sangrante, por citar un ejemplo, la desenfrenada y decidida política que se ha desencadenado en la persecución a los fumadores, y a su derecho (hoy ya casi completamente sepultado) de poder estar con un pitillo o un puro entre los labios… sin molestar a nadie, después del almuerzo o la cena, en un restaurante.

Ya se produjo en tiempos de Zapatero un daño enorme a la hostelería, a la que se obligó a remodelar bares y restaurantes, a recomponer espacios, a tabicar para separarlos de los ‘libres de humo’. Luego se siguió pasando el rodillo y ya se prohibió por completo el tabaco en el interior de locales, tirándose millones y millones de euros sin ningún sentido y por culpa del imperante sectarismo. Huelga decir que el Partido Popular, que en su momento puso el grito en el cielo y anunció a bombo y platillo que recuperaría esos espacios de libertad, nada cumplió y nada hizo.

Ahora, aprovechando la ola y la inercia de las restricciones post-covid 19, la situación es casi peor, más opresiva y demencial. Hay derechos y libertades que se han enterrado circunstancialmente pero cuyo entierro se pretende prolongar sine die, para siempre, de manera injustificada, inmotivada y caprichosa, con las pseudo-explicaciones más paradójicas, absurdas y lesivas.

Así, la arbitrariedad se ha impuesto como norma y en espacios gastronómicos al aire libre (una terraza del ático de un hotel o junto a la playa) se prohíbe terminantemente encender un cigarrillo o un puro… “por lo del coronavirus”. Aún más: hay integristas antitabaco que miran con absoluta sospecha (como si de delincuentes o personas extravagantes o extraterrestres se tratase) a quienes sacan el mechero para acompañar una copa en la sobremesa.

Por supuesto, la normativa de ayuntamientos y de Comunidades Autónomas es simplemente caótica en este sentido, falta de entera claridad, pero se está orientando claramente a cercenar (aprovechando que el covid-19, por lo visto como el Pisuerga, pasa por Valladolid) derechos y libertades que los ciudadanos se ven obligados a ejercer, inevitablemente y en exclusiva, en sus domicilios particulares, en donde, al aire libre o no, sí pueden organizar almuerzos o sobremesas y disfrutar de nuestra cultura, de nuestro estilo de vida, de nuestras normales formas de ocio junto a amigos y familiares.

El sector de la hostelería verá lo que hace: si permanece de brazos cruzados o acepta el trágala ante las ideas (no pocas de bombero) difundidas por los integristas antitabaco. Sería una lástima que claudicase, que obligase a levantarse y salir corriendo (a veces sin postre y sin café) a sus clientes, por la incomodidad de éstos. Y, desde luego, sería una ruina total para un sector extremadamente debilitado, cerca de ser noqueado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(2)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios