www.elmundofinanciero.com

INFORME DE MONEX EUROPE

El dólar cae tras alcanzar ayer nuevos máximos de un año, con los datos del IPC en el punto de mira

El dólar cae tras alcanzar ayer nuevos máximos de un año, con los datos del IPC en el punto de mira

  • La evolución de los instrumentos de renta fija estadounidenses dominó la acción de los precios del mercado ayer

miércoles 13 de octubre de 2021, 11:24h
En la sesión de ayer, el euro alcanzó su nivel más bajo en quince meses frente al dólar, y aunque la agenda de datos de ayer incluía un fallo importante en los datos de sentimiento económico del ZEW, dichos mínimos no estaban relacionados con los datos, como indica el momento en que se produjeron. En cambio, fueron los movimientos de los mercados de bonos los que provocaron los nuevos mínimos, ya que el euro sigue siendo sensible a los cambios en los rendimientos estadounidenses, debido a los diferenciales de tipos entre Estados Unidos y la eurozona. A pesar de que los mercados ya dan por hecho que el Banco Central Europeo subirá los tipos de interés en diciembre de 2022, los responsables del BCE siguen destacando las escasas perspectivas de inflación a medio plazo. Después de que el economista jefe Philip Lane comentara el lunes las perspectivas de inflación, Francois Villeroy de Galhau, miembro del Consejo de Gobierno, añadió ayer que las perspectivas justifican que se mantenga el apoyo monetario, y que el programa de compra de activos (APP) podría beneficiarse de una mejor gestión, ya que es probable que la inflación siga sin alcanzar el objetivo del 2 % a medio plazo. Dado que el BCE se centra firmemente en mantener unas condiciones de financiación favorables, es probable que se establezca un nuevo programa que complemente el APP o que se introduzcan cambios significativos en el mismo más allá de marzo de 2022, fecha en la que vencen las compras por la pandemia.

La libra esterlina comienza la sesión de esta mañana con una subida del 0,18 % frente al dólar estadounidense, y busca registrar ganancias en el transcurso de la sesión por primera vez en cuatro días de negociación bursátil. Tras varias salidas en falso, los operadores de la libra esterlina empiezan a preguntarse qué tiene que cambiar para que la libra cierre la jornada al alza. La política agresiva de precios del Banco de Inglaterra ha influido recientemente sobre la libra, ya que se espera que las subidas de los tipos de interés se produzcan en un momento en el que el contexto macroeconómico es débil, al tiempo que ni siquiera las notas positivas en los datos del mercado laboral de ayer ayudaron a la libra a consolidar las primeras ganancias. Esta mañana, con el dólar estadounidense cotizando a la baja y con los rendimientos mundiales a la baja, parece que la libra esterlina tiene una mejor oportunidad de cerrar la sesión con valores positivos. El repunte se produce en medio de unos datos de crecimiento que han quedado por debajo de las expectativas para el mes de agosto, con una cifra del 0,4 % intermensual que se queda a solo 10 puntos básicos de las expectativas. El crecimiento económico ha quedado por debajo de la previsión del Banco de Inglaterra del 2,1 % intertrimestral para el tercer trimestre, a falta de la lectura de septiembre. Esto pone de manifiesto la lentitud de las condiciones de actividad que se esconden tras el exceso de la inflación, lo que puede calmar las preocupaciones de los responsables políticos y reducir la posibilidad de una inminente subida de tipos. En cuanto al resto del día, Cunliffe, miembro del Banco de Inglaterra, interviene en la conferencia de SWIFT, al tiempo que el Secretario del Tesoro, Sunak, encabeza hoy una reunión de ministros de economía del G7 en Washington y se espera que se discuta cómo conseguir que las cadenas de suministro sean más resistentes.

Como se advirtió en el informe de la mañana de ayer, la evolución de los instrumentos de renta fija estadounidenses dominó la acción de los precios del mercado ayer, ya que los operadores de bonos se pusieron al día tras el cierre de los mercados estadounidenses el lunes. El aumento de los rendimientos a corto plazo estimuló al dólar, con el índice DXY marcando nuevos máximos de un año en 94,561, al tiempo que las divisas sensibles a los rendimientos, como el euro y el yen, alcanzaron nuevos mínimos frente al dólar. Con los rendimientos a corto plazo de los bonos del Tesoro todavía lejos de los máximos de ayer, el dólar está retrocediendo en el margen. Sin embargo, con los datos del IPC de EE. UU. que se publicarán hoy, cualquier signo de presión inflacionista continuada probablemente se encontrará con una mayor rentabilidad impulsada por el aumento de los tipos de punto de equilibrio. Las expectativas se sitúan en el 5,3 % para el dato principal de septiembre, aunque los riesgos se inclinan ligeramente al alza debido a las recientes subidas de los precios de la energía y las materias primas. Puede que sea demasiado pronto para que estos aumentos de precios afecten a la lectura general, y más aún para que los efectos de segunda ronda repercutan en la medida básica, que se prevé que se mantenga estable en el 4 %, pero el riesgo sigue existiendo. Cualquier señal de que las presiones inflacionarias están empezando a enfriarse probablemente sea recibida con alivio desde algunos sectores de los mercados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios