www.elmundofinanciero.com

CARTA DEL PRESIDENTE

PP y VOX, en las trincheras para júbilo de Sánchez

PP y VOX, en las trincheras para júbilo de Sánchez
Ampliar

· Por Alfonso Merlos, Presidente del Grupo "El Mundo Financiero"

domingo 06 de marzo de 2022, 09:55h

Es sociológica y matemáticamente improbable que Abascal o Feijoo, si se confirma como candidato a las próximas generales, puedan conquistar en solitario la mayoría absoluta. Es un hecho irreversible que de Ciudadanos quedan apenas las brasas. Por tanto, será inviable la alternativa de centro-derecha a Sánchez en un par de años (o menos) si no es mediante un gobierno de coalición, de amplia base, que pueda desmantelar buena parte de sus lesivas y, en algunos casos, sorprendentes políticas.

La llegada a lo alto del Partido Popular de ‘el gallego’ es la de uno de los dirigentes autonómicos que más se ha distinguido no por aplacar con éxito (que ése ha sido mérito suyo y en su tierra) al partido verde, sino por separarse completamente de sus postulados, denigrándolos, por ejemplo, por “anti-autonomistas”, “anti-europeístas” y, en definitiva, tildándolos benévolamente casi más de obsoletos que de extremistas. No sólo eso: su entronización deja en un plano secundario, al menos desde el punto de vista orgánico, las tesis y las guerras culturales de Ayuso, aclamada en media España no sólo por votantes propios sino incluso por ajenos, los de Vox.

Una cosa son los deseos o las hipótesis más o menos inverosímiles, y otra distinta la realidad. Y, en este sentido, si hay un ganador coyuntural del inesperado, cruento y abrupto baile de cromos en las filas de la gaviota ése es el actual presidente del gobierno.

Para su comodidad y fortuna, ya ha comenzado, aunque sólo sea en el plano puramente verbal, una guerra de desgaste y desconfianza entre las tropas de Feijoo y las de Abascal. Y eso no sólo le fortalece sino que, en términos totales de agenda setting, pone fuera de foco sus errores o sus traspiés, sus torpezas o sus improvisaciones, los retrocesos que originan las medidas que gubernativamente aprueba con sus estrafalarios y antipatrióticos socios.

Seguramente sólo desde un planteamiento ingenuo, radicalmente naif, se le podría requerir a los líderes de PP y Vox que aparcasen a un lado las armas -esas hostilidades pronto llegarán a las instituciones- y trabajasen, en un esfuerzo independiente pero compartido, con vasos comunicantes, para alterar en las urnas el actual estado de cosas.

Es insufrible para un país como España vivir constantemente en periodo de pre-campaña electoral, con un ojo o los dos clavados sobre los sondeos y sus caprichosos resultados. Pero, sobre todo, estimular esta dinámica sólo hará de Sánchez un ‘presidente citius, altius, fortius’. Para regocijo ininterrumpido de sus compactas y unidas huestes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios