www.elmundofinanciero.com

EL PRIMER BONO VERDE FUE EMITIDO POR EL BANCO MUNDIAL EN 2008

Los bonos verdes, sociales y sostenibles seguirán creciendo exponencialmente

Andrea Zanon sobre los bonos verdes como tendencia del 2022.
Ampliar
Andrea Zanon sobre los bonos verdes como tendencia del 2022.

· Los bonos sostenibles podrían representar el 15% del mercado de deuda a finales de 2022

lunes 21 de marzo de 2022, 08:09h

Uno de los ganadores de la cumbre climática COP26 de 2021 fue la financiación ambiental, social y de gobernanza (ESG), ya que los mercados de capitales y el sector privado comienzan a desempeñar un papel más importante para transformar la economía global en una más justa socialmente y respetuosa del medioambiente. Una de las herramientas ESG que se está utilizando más en los mercados, son los bonos verdes, sostenibles y sociales. Estos son instrumentos de deuda como los bonos tradicionales que se emiten para mobilizar capital en el mercado de capitales. Sin embargo, el capital recaudado se utiliza para financiar activos y proyectos que tienen un impacto ambiental o social positivo.

El primer Bono Verde fue emitido por el Banco Mundial en 2008 cuando el movimiento verde mundial comenzaba a despegar. Desde entonces, los bonos verdes, sociales y de sostenibilidad se expandieron rápidamente impulsados ​por una legislación ambiental más estricta, generando cada día más interés de la comunidad inversora.

Origen de la tendencia bonos verdes

Los bonos verdes, sociales y sostenibles se han convertido en una de las herramientas que brinda a los emisores de deuda acceso a nueva financiación y a un tipo de inversores más centrados en ESG que buscan rendimientos sostenibles en sectores y empresas que mejoran la salud de nuestro planeta y de nuestro sociedad.

Un mayor número de organizaciones de diferentes sectores han emitido deuda verde o sostenible en 2021 para demostrar su fuerte compromiso con la reducción de su huella de carbono. Esto también ha ayudado en el aspecto de marketing y de promoción de estas empresas. Según la iniciativa de bonos climáticos, "la categoría de energía renovable atrajo la mayor parte de la inversión verde en todos los sectores y tipos de emisores en 2021, seguida de inversiones en el sector inmobliarios y transporte".

El manejo del agua, la gestión de residuos y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) fueron las siguientes categorías que conocieron un gran interés por parte de emisores de dedudas e inversores.

La emisión de bonos verdes, sociales, sostenibles y vinculados a la sostenibilidad ascendió a $1 billón en 2021 (el nivel más alto jamás registrado) y representó aproximadamente el 13% del mercado de capital de deuda general del año (según Finance-Asia).

China y los EE. UU. fueron los mercados más activos y Alemania, seguida por Francia, fueron los emisores de la UE más activos, respaldados también por políticas más sólidas de la UE, como por ejemplo el Green Deal (la nueva ley eruopea para promover la sostenibilidad).

Los bonos verdes destinados a proyectos centrados en la mitigación del cambio climático, registraron la emisión más alta con $590.000 millones, seguidos de los bonos sociales con alrededor de $201.800 millones y los bonos de sostenibilidad con $177.200 millones. Esto también está en línea con el impulso climático y la racionalización de más políticas de financiamiento climático.

Se espera que esta tendencia de emisión de deuda continúe a medida que los gobiernos y las corporaciones articulen aún más su enfoque en la gestión sostenible del riesgo. Este tipo de bonos seguirá creciendo ya que también representan un ahorro de costos en comparación con las deudas más convencionales.

Además, los bonos verdes promueven una mayor transparencia, lo que reduce el riesgo de "lavado verde", que ocurre cuando las empresas manipulan su compromiso ESG para ser más atractivas para los inversores centrados en el clima y la justicia social. Con los bonos verdes es más fácil monitorear hacia dónde fluye el dinero y, por lo tanto, documentar de manera tangible las credenciales verdes del proyecto.

El futuro de los bonos verdes

La Iniciativa de Bonos Climáticos (CBI, por sus siglas en inglés) pronostica que los bonos verdes, sostenibles y sociales alcanzarían entre US$ 1,9 billones y US$ 2,2 billones en 2022. La misma organización cree que para 2025 los bonos sostenibles alcanzarán los US$ 5 billones, contribuyendo fuertemente a alcanzar el objetivos de reducción de “carbono cero” para 2050.

2021 ha sido un año muy exitoso para las finanzas sostenibles, y Andrea Zanon está convencido que 2022 será aún mejor.

*Andrea Zanon, es un experto internacional de ESG que ha asesorado a instituciones financieras internacionales y a más de 20 países y a varios ministros de finanzas en el desarrollo de estrategias de ESG, resiliencia y sostenibilidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios