www.elmundofinanciero.com

LA VERDAD POR DELANTE

Noticias del extranjero

Jerusalén durante los ataques de Irán.
Jerusalén durante los ataques de Irán.

· Por Enrique Calvet, ex europarlamentario y miembro de CREE

martes 16 de abril de 2024, 07:01h
En la semana vencida las noticias importantes que pueden condicionar el futuro de los habitantes de las actuales Autonomías españolas, vienen, como a menudo y cada vez más, del resto del mundo. Una es el acuerdo logrado en la UE para un mejor y más eficiente control sobre la inmigración irregular. Visto que España, junto con Italia y Grecia forman la frontera más delicada de Europa en cuanto al tema, el acuerdo, mejorable o no, es una buena noticia para esos países y servirá de ayuda. Una buena información de acompañamiento es que FRONTEX, en 2023, aumentó en casi un 40% el número de repatriados irregulares con respecto a 2022.

Más y mejor Europa nos ayudará, pero el tema de la inmigración irregular es tan complejo, poliédrico y permanente que tendremos ocasión de reflexionar sobre él muchas veces. Nuestra opinión es que la peor manera de abordarlo es el populismo visceral ligado a problemas de orden público.

La segunda noticia no es positiva, ni mucho menos, y nos tiene cortada la respiración. Se trata de la escalada bélica en Oriente medio con las “escaramuzas crecientes” entre Israel e Irán. Nos gustaría verlo con cierta serenidad y perspectiva, por muy preocupante que sea. Que lo es. Lo primero que debemos recordar es que hay evidencias de calentones pre bélicos que no desembocan en guerra abierta, sobre todo desde que la humanidad posee armas atómicas. Citemos la conocida crisis de los misiles de Cuba o los enfrentamientos entre las dos Coreas actuales o los “encontronazos” entre la India y Pakistán. Eso sí, habrá consecuencias negativas sobre nuestras economías, sobre nuestra plena seguridad y, como es su deber, los Gobiernos del mundo libre, cumpliendo con su deber de protegernos, deberán aplicar la eterna táctica de “si vis pacem, para bellum”. Otra razón de mantener cierta serenidad, por ahora al menos, es la calculada reacción de Irán y su inmediata reacción posterior de considerar el tema cerrado. No parece que Irán, en este momento, quiera ir mucho más allá de enseñar los dientes. Su acción casi se ha considerado una victoria de Israel y sus aliados. Nos da que pensar que la réplica persa haya sido, sobre todo, para consumo interno, es decir para mantener la dignidad frente a su población y a la moral de sus combatientes. Creemos que hay aún muchas posibilidades de evitar que la caldera se sobrecaliente.

Pero hablando de políticas de puertas afuera para exclusivo consumo interno, nos atrevemos a sugerir, sin certezas, que eso es lo que está pasando con la hiperactividad de Pedro Sánchez por abanderar a bombo y platillo, con una pequeña colla de países pequeños la solución de los dos Estados. Con esta actitud, el jefe de Gobierno puede pretender cobrar una imagen de gran líder internacional, a la vez que contenta y da un motivo para consolidar el apoyo de sus socios de Gobierno más abundantes. Pero hay que tener cuidado de no jugar con fuego y de no ser inoportuno cuando se intenta jugar en las grandes ligas. Porque si molestas te apartan de mala manera. La solución de los dos Estados es vieja y es interesante, tal vez la más interesante, pero no hay peor momento que éste para plantearla después de la carnicería cruel inicial de Hamás (las subsiguientes son consecuencia, lamentabilísimas, pero consecuencia). Es evidente que la solución debe pasar por asegurar una garantía total de seguridad al Estado de Israel, es impensable que Tel Aviv considere la posibilidad de tener de vecino un Estado pleno gobernado por Hamás, Irán o cualquier grupo terrorista cuyo objetivo sea la desaparición del Estado de Israel. Hacer ahora mucho ruido (y ninguna nuez) sobre una vieja solución ahora imposible tiene el alto riesgo de dar una imagen de “condescendencia” hacia el terrorismo, lo que en el caso del Reino de España es intolerable, y de alejarnos o enfadarnos con aliados claves, lo que es particularmente peligroso en estos momentos. Es hora de recordar que el primer deber de cualquier Nación es proteger, ante todo, la seguridad y hacienda de sus ciudadanos. El papel de misionero de grandes virtudes viene mucho después…

Noticias del extranjero
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios