www.elmundofinanciero.com

ANALISIS DE VENUS

¿Cómo sobreviven las “marcas de toda la vida” en nuestro país?

¿Cómo sobreviven las “marcas de toda la vida” en nuestro país?

  • Por Marcos Pizarro, Director general de Venus, firma de moda baño con más de 90 años de historia

martes 21 de mayo de 2024, 13:45h
El sector textil en nuestro país ha experimentado numerosos cambios y desafíos en las últimas décadas. Las marcas tradicionales, algunas de ellas con más de un siglo de historia, han tenido que adaptarse a un entorno competitivo y en constante evolución para sobrevivir, empezando por la llegada de la digitalización y las nuevas tendencias de consumo. Según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Producción Industrial (IPI) del textil en el mes de diciembre de 2023 registró una caída del 9,2%. Aunque la industria textil comenzó enero con una caída de 5%, los datos fueron empeorando el resto del año, siendo abril es mes con la mayor caída con un 10,2%. Aún así, hay firmas que siguen sobreviviendo año tras año. Pero, ¿cómo lo hacen?

Las firmas con muchísimos años de historia y trayectoria, a las que solemos llamar “marcas de toda la vida”, especialmente en sectores tradicionales como el textil, han tenido que reinventarse para seguir siendo relevantes y competitivas. La adoptación de la tecnología digital, la alineación con tendencias emergentes como la sostenibilidad o la creación de experiencias de compra innovadoras son algunas de las estrategias que han tenido que implementar e incluir para poder mantener a flote. Podría decirse, más que nunca, aquello de: “o te subes al barco o te hundes”. Así pues, las marcas que no se alinean con las nuevas tendencias digitales y nuevas formas de consumo estarán destinadas al fracaso tarde o temprano.

Muchas marcas tradicionales han invertido en innovación, no solo en términos de diseño, sino también en la tecnología de producción. Han adoptado procesos más sostenibles y eficientes, lo que no solo reduce costes, sino que también atrae a un consumidor cada vez más consciente del impacto ambiental. Algunas otras marcas han optado por un rebranding, renovando su imagen para atraer a las nuevas generaciones, incluyendo cambios en el logotipo, embalaje y campañas publicitarias más alineadas con la sostenibilidad y la inclusión.

Por otro lado, la digitalización ha sido crucial. Las marcas han tenido que migrar sus estrategias de venta al comercio electrónico, adaptando sus modelos de negocio para incluir tiendas online y plataformas de venta a través de redes sociales. Algo que, sin duda, se aceleró con la llegada de la pandemia en 2020 y que, además, les ha permitido llegar a un público más amplio y diverso, así como ofrecer una experiencia de compra más conveniente.

La sostenibilidad se ha convertido en una prioridad para las marcas textiles. Han adoptado prácticas sostenibles como el uso de materiales reciclados, producción local para reducir la huella de carbono y programas de reciclaje de prendas. Este compromiso no solo responde a las demandas de un consumidor más consciente y exigente, sino a crear una conciencia global y establecer un cambio por y para todos.

¿Las prendas de segunda mano como competencia?

Sí, las prendas de segunda mano se han convertido en una competencia significativa para las marcas tradicionales, especialmente en el contexto de las crecientes preocupaciones sobre la sostenibilidad y el consumo consciente.

Los consumidores, especialmente los más jóvenes, están cada vez más preocupados por el impacto ambiental de la moda rápida. No obstante, también ofrece una oportunidad para que estas marcas reconsideren y adapten sus modelos de negocio para alinearse mejor con las tendencias de consumo actuales y las preocupaciones ambientales. Esto se opone al modelo tradicional de compra, uso y desecho que tenían muchas marcas convencionales. Sin embargo, la mayoría de estas marcas han sabido reinventarse y adaptarse a los nuevos retos optando por líneas propias de moda sostenible, utilizando materiales reciclados y adoptando prácticas más ecológicas.

Gracias a mantenerse a la vanguardia, apostar por la calidad para marcar la diferencia y apostar por adaptarse a las necesidades del consumidor, las marcas tradicionales han podido mantenerse a flote y seguir adelante año tras año, siguiendo cumpliendo aniversarios y, en algunos casos, hasta décadas y casi centenarios.

El marketing de influencers, las redes sociales, la sostenibilidad y la economía circular son, sin duda, el futuro para esta industria y donde las firmas debemos poner nuestro foco de atención para no perdernos en este sector tan cambiante y, cada vez más, complicado. Así pues, adaptarse y seguir innovando sobre estas tendencias será crucial para aquellos que quieren mantenerse a la vanguardia y permanecer presentes en el mercado actual.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios