www.elmundofinanciero.com

CAMBIAN LAS REGLAS DEL JUEGO

Comprar arte con mascarilla

El experto en arte, Jorge Llopis.
El experto en arte, Jorge Llopis.

· Por Jorge Llopis Planas, Perito Asesor de Arte, Critico de la AECA

miércoles 17 de febrero de 2021, 17:30h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Hablar de Covid en el sector del mercado del arte supone hablar de una trasformación en las formas de relacionarse entre el vendedor y el comprador, ya de por si complejas cuando se trata de un producto de inversión de estas características. Es importante entender la dimensión de está situación de acuerdo con la evolución de la crisis en un sector tan particular como es el coleccionismo y la inversión de arte.

Desde enero de 2020 el mercado del arte ha cambiado totalmente. Las subastas virtuales y la cultura OnLine presentan una realidad incierta. El Inversor en arte prefiere volver a la relación personal con el Asesor de Arte (Art Adviser)

No sería aventurado apuntar que esta crisis ya empezó en 2006 con el hundimiento de Lehman Brothers en lo económico y se remató ahora con el Covid 19 como crisis social. Aunque a diferencia de la de 2006, en esta ocasión hay dinero y activos pero con nuevas Reglas del Juego.

También es importante comprender como ha afectado a los agentes implicados o comercializadores: Los llamados Primer Mercado (galerías y ferias) y Segundo Mercado (subastas y marchants de arte), porque la realidad es que el mercado del arte no se ha paralizado en absoluto. En mi opinión todo lo contrario: El segmento de la Inversión está muy activo, aunque son los autores importantes, y consolidados a nivel internacional los que continúan siendo un valor seguro. Estas piezas se venden en el Segundo Mercado fundamentalmente.

Una cronología sintetizada de este trance global ayude a comprender como el Covid19 ha variado el paisaje en el mercado del Arte.

En enero de 2020 fueron cayendo como castillos de naipes las convocatorias de las principales ferias internacionales: Empezó con Bassel Hong Kong como era de esperar, luego Milán, Madrid, Berlín, Paris… El calendario de ferias se apagaba progresivamente. La alarma saltó de Europa a Estados Unidos y así se consumó el gran apagón global de las ferias de arte ante el peligro de propagación del virus. A medida que los países decretaron sus leyes de confinamiento, también le llegó el momento a las galerías y salas de subasta. Se cancelaba preventivamente cualquier tipo de actividad.

El entorno de las subastas intenta proyectar una situación de normalidad

En los meses de abril y mayo sonaron las alarmas cuando Londres, el epicentro mundial de la venta de arte a través de sus salas anunciaban la cancelación de subastas presenciales sine die y proponían una modalidad de subasta Online. El baile tenia que continuar o al menos intentarlo…

Los ingleses se habían resistido a cancelar las actividades de un mercado que supuso en 2019 una nada desdeñable cantidad de 19.000 millones de euros para estas compañías. Tampoco hay que olvidar que el éxito de esta actividad está en su marcado carácter social y la competitividad de los pujantes en vivo. Como en una boda, las mascarillas no favorecen ver la alegría, sorpresa o decepción de los participantes.

Pero los propietarios de obras en venta se asustaron ¿Qué pasará si envío mi pieza a una subasta en el extranjero y no la puedo recuperar por las leyes de confinamiento? Nadie quería asumir los costosos gastos de conservación y seguros que se aplican a estas obras por parte de salas y galerías. Resumiendo: el propietario de obras importantes decidió evitar riesgos: Repatriarlas, conservarlas y esperar a un momento de normalidad o buscar alternativas para su venta. Se generó una diáspora de obras de arte (más de 3.500 piezas) que ha continuado hasta fechas recientes con el cierre de fronteras ocasionadas por el Covid 19.

La solución que propusiero entonces las grandes salas eran las Subastas Online. La opción digital propuesta fue un tanto controvertida De hecho hace años que ya se puso en funcionamiento, aunque claro ¿Voy a pujar por OnLine por una pieza de más de 1 millón de euros?. No podían arriesgarse a poner piezas importantes en venta con el riesgo de que no se vendieran y quedasen “desiertas” (el peor de los escenarios para una obra) y por tanto se pusieron en venta piezas menores (o no de tanta importancia) y suficientemente conocidas para evitar ese riesgo. Una estrategia empleada por las grandes subastas en este sentido ha sido la revalorización de las obras de Grandes Maestros Clásicos conocidos por Old Masters.

Los profesionales creemos que la famosa subasta de “Salvator Mundi” (450M$) en 2017 también fue una maniobra para garantizar un mercado con piezas muy conocidas como las mencionadas y no arriesgar con los artistas Modernos y Contemporáneos de alta cotización (Monet, Modigliani, Picasso, Matisse incluso Basquiat entre otros) ya que la sombra de la crisis de Lehman Brothers todavía era palpable.

La galería virtual. La solución subvencionada

A medida que la crisis avanzaba los gobiernos de países europeos proponían soluciones para el sector artístico. La idea era no perder un valor patrimonial artístico nacional como los nuevos creadores y artistas pujantes. Pero claro, la industria artística no se compone únicamente de creadores. No podemos olvidar a las galerías y sus empleados, alquileres de espacios exclusivos, los seguros, las empresas de transporte y auxiliares como enmarcacion, embalaje, imprentas, catering y todas aquellas que convierten una exposición y su inauguración en un evento público y de promoción. Estos sectores fueron los primeros condenados. Y la mayoría de galerías de arte echaron el cierre.

En algunos países de tradición más liberal como Inglaterra, Austria, Alemania o Holanda se facilitaron ayudas directas a los artistas. En otros donde el arte tiene una tradición más institucional (o política de acuerdo con sus ministerios de Cultura), como Francia, Italia o España, estas ayudas se canalizaron a través de la Experiencia Colectivista (grupos de artistas comisariados según los criterios políticos del que otorga las ayudas). Estas subvenciones se han cristalizado en las llamadas Exposiciones Virtuales para seguir presentes en el mundo. Por tanto ya podemos imaginar que tipo de cultura se está promocionando: Ideología, imagen de marca (generacional o política) sin mucha complicación creativa y repetitiva hasta el aburrimiento.

Según Alberto Adsuara en su reciente ensayo “Del Arte y su obsolescencia” (Casimiro Libros, 2020) nos propone un difícil dilema a partir de la proliferación masiva Online del arte procedente de colectivos de artistas para convertirse en un elemento cultural de masas “muy lindo, muy democrático”, como decía Mafalda, pero este escenario de supervivencia también ha supuesto un cambio en el publico consumidor del arte contemporáneo, local o emergente. Un espectador usuario de las tecnologías, que no compra pero participa masivamente en una nueva concepción de cultura de masas también de manera colectiva y excluyente. Por supuesto la relación personal del autor con el coleccionista es prácticamente inexistente hasta el punto de crear personajes contraculturales como Bansky. Y por último el interés o desinterés del coleccionista tradicional, al que tal vez, ni le interese la propaganda política, ni la cultura de masas, ni por supuesto no saber quien es el artista a quien compra una obra.

Limitaciones coyunturales: Perimetración y confinamiento.

Al fin y al cabo la venta de una obra de arte es la compra de un objeto. Este objeto por su valor se debe verificar y comprobar. Verificar su existencia y comprobar su autenticidad. Para ello el comprador o su asesor deberá desplazarse hasta donde se halla la obra. La inversión en arte nunca ha sido impulsiva, aunque hemos vivido experiencias bizarras como el reciente Salvator Mundi (me niego a decir que sea un Leonardo) o las míticas disputas entre magnates griegos que para algo crearon el mythos

¿Qué nos depara el futuro a medio plazo?. No hay respuestas definitivas pero si se apunta a una tendencia: Las operaciones directas entre el comprador y el vendedor y el papel del Asesor de Arte (Art Adviser). Así lo reconoce Simon de Pury reverenciado paradigma del tasador de subastas.

De Pury, como no podía ser de otra manera, afirma que las salas de subastas o sus marchants ofrecen esta modalidad de negocio, lo que no dice es que las comisiones siguen siendo del 30% sobre las ventas para las salas de subasta. Tampoco comenta cuales son las consecuencias que ha supuesto el Brexit en este mercado, ya que estas empresas británicas siguen siendo el epicentro mundial del arte a través de sus diferentes delegaciones Esto lo resume claramente Ráfael Martínez de Ros en Expansión.

Lo que obviamente no comenta el tasador es que desde hace años la figura del Art Adviser independiente está más que consolidada. Realizando una labor de asesoramiento adaptada a las necesidades e intereses del cliente. Con unos honorarios que raramente superan el 10%. Con un altísimo grado de especialización tanto en mercados y un nivel de Expertisse que garantizan la calidad, originalidad y fiabilidad de las operaciones. Y con una independencia no sujeta a intereses empresariales y que por tanto ofrecen la flexibilidad y confidencialidad requeridas en este tipo de inversiones. Es algo que no hace gracias a las salas de subastas ya que significa romper con una tradición muy sajona: Los monopolios.

Por tanto, opciones hay para continuar confiando en la inversión en arte, aunque prácticamente todas pasan por la gestión directa y evitando las sorpresas o los riesgos que supone una venta pública. Está claro que es la decisión final del cliente (comprador o vendedor) la que escoge el canal más adecuado: Dealers o Asesores privados de arte.

El arte sigue siendo el segundo valor refugio después del oro ya que hablamos de un activo real, físico (la obra de arte) y en momentos de incertidumbre financiera se consolida y en ningún caso debe pensarse que el precio o el valor de estas piezas se ha depreciado. Las transacciones ahora son algo más lentas pero igualmente fiables de acuerdo con el perfil del Art Adviser,

…Que les aseguro se desplaza con PCR y mascarilla incluida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | Economía | Empresas | Exterior | Laboral | Bolsas y valores | Sociedad | Directivos | Vehículos y Motor | Quiénes somos | Viajes y hoteles | Mundo del Vino - Gastro | Lifestyle y moda | Análisis y Opinión | EMF in English | LIbros recomendados | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal

© El Mundo Financiero :: 2020
Diario Económico y Financiero • Fundado en 1946 • Miembro de la Agrupación de Medios Digitales de la AEEPP Contacto