LOS RIDÍCULOS DEL MOMENTO

La Ministra de Igualdad, Irene Montero, junto a su esposo Pablo Iglesias, en la bancada del Congreso de los Diputados, donde ambos han ocupado asiento.
Ampliar
La Ministra de Igualdad, Irene Montero, junto a su esposo Pablo Iglesias, en la bancada del Congreso de los Diputados, donde ambos han ocupado asiento.

Ministra-o-e de Igualdad sin débiles

· Por José Luis Heras Celemín

By José Luis Heras Celemín
martes 20 de abril de 2021, 08:45h
En español, hay dos tipos de vocales. Vocales débiles, o cerradas, ‘i’ , ‘u’. Y vocales fuertes, o abiertas, ‘a’, ‘e’, ‘o’. Por lo que parece, entre vocales, la ministra de Igualdad no las tiene como iguales y se decanta por las fuertes. Con ello, pretendiéndolo o a lo tonto, al preferir una de las opciones, fuertes frente a débiles, al Ministerio de Igualdad ha llegado una algarabía que copa titulares. “Hijo, hija, hije”, “niño, niña, niñe”: el polémico discurso de Irene Montero. Ola de críticas a la ministra de Igualdad por el uso de un lenguaje inclusivo que muchos tachan de ridículo (publicaba el digital gratuito 20 minutos). Irene Montero y sus patadas al diccionario: “hijo, hija, hije” (destacaba Libertad Digital). El “hije”, “niñe”, “todes” y “escuchades” de Irene Montero en la campaña de Madrid (insistía NIUS). Hasta José Manuel de Prada se ocupó del asunto en ABC: “Nuestra derechita fofa piensa que Irene Montero es una choni analfabeta a la que el macho alfa puso un casoplón y un ministerio… Pero lo cierto es que Irene Montero es mas lista que el hambre y una mujer con una hoja de ruta que desea imponer a la sociedad sin importarle las risitas coyunturales de la derechita fofa (que pronto se helaran en sus labios)”.

Irene Montero, definida por De Prada como choni - mujer joven que habla, se comporta y viste de forma vulgar, y que no ha disfrutado de una buena situación socioeconómica –, es una mujer lista y con pretensiones. Acreedora de los epítetos publicados, que toma partido por las (vocales) fuertes frente a las débiles ¿Igualdad en la ministra de Igualdad? No. Rotundamente. Lo contrario. Siguiendo una trayectoria prevista: Degenerando, degenerando, desde el puesto de dependienta en la cadena de electrónica y electrodomésticos Saturn, en la que estuvo, hasta su llegada a la política, según la expresión-razonamiento de un banderillero del gran Juan Belmonte, que, con una peripecia vital parecida, ‘degeneró’ de banderillero a Gobernador civil de Huelva. Montero en un ministerio nuevo hecho a (su) medida, diseñado al favor de Unidas Podemos con el beneplácito de Pedro Sánchez. Acaso con Sálvame como posible destino provisional, punto de paso, o solución de continuidad o final para una forma de vida con trayectos de ida, al show en televisión, y vuelta a la actividad política que pueda aparecer en el futuro. En una ocasión o varias. Ad kalendas graecas o cuando sea. Porque lo cierto es que disfrutando, ya, de un estado de privilegio, Montero puede pretender lo que quiera. Fruto del favor del macho alfa que apunta De Prada, o como resultado de la autoridad y doma impuestas al resiliente consecuencia de aquél.

De momento, la ministra de Igualdad parece que ha mandado al exilio a las (vocales) débiles. Las (vocales) fuertes, hijo, hija, hije, niño, niña, niñe suenan a troche y moche. Pero las débiles ‘hiji’, ‘hiju’, ‘niñi’ o ‘niñu’, no. En absoluto. Ni en bable, Oscurantismo total. Igual con los ‘todes’, ‘escuchades’ y los engendros fuertes, en detrimento de los débiles ‘todis’, ‘todus’, ‘escuchadis’, ‘escuchadus’ y demás barbaridades lingüísticas ministeriales, publicadas o silentes.

Ha nacido, así, alrededor del Ministerio de Igualdad, una dicotomía entre fuertes y débiles que hasta ahora sólo es válido referido a las vocales. Hasta ahora. No obstante, siquiera como posibilidad y dada la entidad ‘no igualitaria’ de la ministra en los ámbitos públicos y privados en los que se mueve, parece procedente ampliar la partición. En consecuencia, no está de más que estemos atentos a la afición de la hasta ahora ministra, ministro o ministre de Igualdad. Mientras siga en el cargo-estatus actual o en trasiego de cargos y privilegios que puedan derivarse por su continuidad en el Gobierno, con las idas y venidas posibles con puertas giratorias o sin ellas.

Porque es posible que en el trasiego, cambio y giros de Irene Montero siga con los fuertes, para imponer a la sociedad la hoja de ruta que se le antoje sin importarle las risitas coyunturales que De Prada avisa en ABC. Así que, ojo, porque puede comportarse como ministra-o-e de igualdad sin débiles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios