www.elmundofinanciero.com

CARTA DEL PRESIDENTE

Blackrock y la agenda globalista despiertan en Atalaya del Cañavate

La Semana Santa ha puesto de manifiesto el lado malo de viajar en coche eléctrico con las interminables colas para recargar.
Ampliar
La Semana Santa ha puesto de manifiesto el lado malo de viajar en coche eléctrico con las interminables colas para recargar.

· Por Alfonso Merlos, Presidente del Grupo "El Mundo Financiero"

domingo 07 de abril de 2024, 10:34h
Ha sido un aldabonazo que probablemente no ha querido ser visto ni escuchado ni, en definitiva, percibido en toda su extensión y sentido, en su completa crudeza. Larry Fink, el CEO de BlackRock ha señalado, alto y claro, que la descarbonización necesita de ‘pragmatismo’: “el mercado energético no está dividido, cómo algunas personas piensan, entre los productores de petróleo y gas frente a las nuevas empresas de energía limpia y tecnología climática”, a juicio y criterio de Fink, que por si fuera poco ha añadido que “la transición energética no avanza en línea recta; se está moviendo de diferentes maneras y a diferentes ritmos en diferentes partes del mundo”.

No, el nº1 de Blackrock no ha pedido que se dé marcha atrás en la transición verde, ni que se tenga que volver al apostolado sobre la necesidad a toda costa de mantener la hegemonía petrolera, ni que se deba dar un volantazo en los cambios que, en aras de la manoseada y cacareada sostenibilidad, se están produciendo en el sistema energético. Es algo mucho más relevante.

Es una voz, la del mandamás de la gran firma de inversión estadounidense, de un peso económico indiscutible e inalcanzable a nivel mundial, también de una influencia política, que está vindicando que no es el camino considerar que hay una ‘nueva religión verde’, una secta, un libro con unos dogmas sagrados, inamovibles y que han de seguirse y aplicarse ciegamente, cerrilmente.

Se necesita petróleo, y gas, y renovables. Sin exclusión. Sin atención alguna a las proclamas de los activistas de extrema izquierda o de signo contrario que berrean que los países tienen que elegir, de manera totalmente radical y excluyente, entre unas clases de energías u otras.

“La descarbonización incluirá hidrocarburos, aunque en menor cantidad, durante algún tiempo”, ha puntualizado Fink. La pregunta es: una proclama tan sonora, de tanto fuste y fundamento, que llega desde las alturas, ¿será atendida no sólo por los gobernantes que han hecho de la ‘sostenibilidad’ y sus mantras un cortijo y un negociazo, sino por los pobres hombres, esos quijotes del ecologismo que en Semana Santa se han quedado tirados en medio de La Mancha, con sus limitadísimos Teslas, tal y como era absolutamente previsible?

Seguro que el ponderado exordio de Fink y las imágenes patéticas de las colas kilométricas en la electrolinera de Atalaya del Cañavate harán salir de la secta a esos fanáticos de ‘lo sostenible’ (aunque sólo sea a un puñado) que hasta hoy se dejaban arrancar derechos y libertades, mansos, lanares… dentro de su pobre mentalidad de secta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios