www.elmundofinanciero.com

UN PROCURADOR, NOVELISTA

“En el mundo jurídico, a veces la realidad supera a la ficción”
Ampliar

“En el mundo jurídico, a veces la realidad supera a la ficción”

· Se trata de una novela de ficción contemporánea que se desarrolla en Madrid y tiene como hilo conductor la comisión de varios asesinatos distanciados en el tiempo

lunes 15 de noviembre de 2021, 08:22h
Lleva ejerciendo de procurador ante los tribunales desde hace más de dos décadas y ha decidido zambullirse en el mundo de la novela. Javier Rumbero debuta con Cuando todo pase, un thriller de los que no dejan indiferente y que bebe de la experiencia de un universo, el judicial, que le sirve como fuente de inspiración para desarrollar una trama apasionante, llena de claroscuros y de interrogantes. De todo ello ha querido conversar con El Mundo Financiero.

¿Qué razón te mueve a escribir una novela?

Si bien he disfrutado mucho escuchando música, en una exposición de pintura, en el teatro o cine, nada considero comparable a los momentos que he pasado teniendo entre mis manos un buen libro, una novela bien estructurada, tanto en sus diálogos como en la prosa, capaz de hacerme olvidar la realidad para adentrarme en un mundo inventado, pero maravilloso. Ese mundo ficticio creado por otros me ha llenado tanto que un buen día quise ser yo el que narrara historias y diera vida a personajes con la única finalidad de poder compartirlos con otros. Así es como comencé a escribir mi primera novela.

¿Dónde está el público de tu obra: en el mundo del Derecho, en la Abogacía, en la Procura?

Aunque es una novela ambientada en el mundo de la justicia su destinatario es el público en general por dos razones. En primer lugar, porque se trata de un thriller en el que hay crímenes, momentos de suspense, drama, pero también amor y algo de humor. Aparecen elementos que interesan a todos y trascienden del ámbito estrictamente jurídico: amistad, arrepentimiento, traición, lealtad a unos principios y a unas personas, ambiciones, sueños o frustraciones. En segundo lugar, la novela cumple una función divulgativa esencialmente práctica que nos acerca a los problemas de la justicia, a las diversas vicisitudes con las que nos encontramos los profesionales en el día a día, a conocer el trabajo de los abogados, la actividad de los procuradores, del personal adscrito al juzgado…Y todo ello, desde una perspectiva realista que resulta atractiva para el gran público.

Por tanto, ficción y realidad se dan por partes iguales en la novela.

¿Cómo definirías esta ópera prima?

Se trata de una novela de ficción contemporánea que se desarrolla en Madrid y tiene como hilo conductor la comisión de varios asesinatos distanciados en el tiempo. Entre los protagonistas figuran un inexperto abogado y su experimentada jefa, un peculiar procurador de los tribunales que se involucra más allá de lo razonable y una alumna de filosofía que asiste a tertulias en casa de su excéntrico y astuto profesor. Es una obra novedosa por el perfil psicológico tan diferente de sus personajes y por cobrar relevancia no solo el derecho, sino también la filosofía, ajedrez, música, teatro y otras manifestaciones artísticas que son utilizadas para descubrir a los culpables y ganar un juicio. Además, la novela cumple una función didáctica o pedagógica como he manifestado anteriormente.

¿Tienes referencias en el mundo del thriller o, más genéricamente, en el de la ficción?

Hay autores clásicos y contemporáneos que son auténticos referentes de la novela de ficción, desde la antigüedad clásica hasta la actualidad. Dentro del thriller todos tenemos alguna influencia de la gran maestra Agatha Christie. Torcuato Luca de Tena o Carlos Ruiz Zafón son ejemplos magistrales de cómo crear unos personajes con un impecable nivel de prosa y diálogos.

¿Dónde encuentra un profesional que se mueve en el mundo jurídico sus fuentes de inspiración para crear historias?

Precisamente en ese mundo jurídico. He trabajado de abogado y llevo ejerciendo de procurador de los tribunales 25 años. A veces, la realidad supera a la ficción y el conocer de primera mano la práctica judicial y todas las situaciones surgidas en mi experiencia profesional me ha permitido estar en una inmejorable disposición para crear historias, tramas y personajes como las de mi novela Cuando todo pase.

También reconozco que estoy muy atento a todo lo que acontece y si lo considero útil no dudo trasladarlo a la novela.

¿Es ésta una aventura aislada o hay un recorrido literario por delante?

La actividad creadora literaria es como un veneno, una enfermedad que tiene difícil curación, que produce algunos sinsabores, pero también grandes satisfacciones. Por eso, he escrito desde siempre, aunque sin intención de publicar. Ahora, y después de la experiencia de mi primera novela, puedo decir que seguramente vuelva a escribir otra con intención de publicarla, de compartir con los demás las aventuras y desventuras de mis personajes.

¿Qué mensaje trasladarías por anticipado al lector que se disponga a adentrarse en Cuando todo pase?

Que va a tener una novela amena que le va a enganchar desde el primer momento y le sorprenderá. Seguramente una vez la lea tenga otra opinión del mundo judicial y estoy convencido de que va a empatizar con los personajes que desfilan a lo largo de la obra. En último lugar le diría que la disfrute, que esté abierto a sumergirse en un mundo real y ficticio a la vez, sabiendo que nada es lo que parece, pero siempre hay un motivo que explica una determinada forma de comportarse.

“En el mundo jurídico, a veces la realidad supera a la ficción”
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
1 comentarios